+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

CRISIS EN EL PAÍS CARIBEÑO

El número dos de Venezuela propone el trueque para frenar el uso de dólares

Un año después de su puesta en circulación, el bolívar soberano ha quedado pulverizado por la hiperinflación. El dólar se volvió moneda de referencia y el Gobierno no tiene instrumentos para frenar su alza imparable

 

Diosdado Cabello, líder del Partido Socialista Unido de Venezuela. - EL PERIÓDICO

ABEL GILBERT
27/08/2019

A un año y días de la entrada en vigencia del bolívar soberano, el cono monetario que le había sacado cinco ceros a la antigua al billete anterior, Diosdado Cabello, el número dos del madurismo, llegó a la palmaria constatación de que la carrera contra la hiperinflación y el uso corriente del dólar parece perdida de antemano. El primer vicepresidente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) consideró que una manera de fortalecer al enclenque bolívar  es "obligar" al uso de la moneda nacional en las transacciones o en su defecto, acudir al trueque.

Según la consultora Ecoanalítica cuatro de cada diez transacciones se pagan en dólares ya sea en efectivo o por métodos electrónicos. Para Cabello eso no tiene justificación. "Va a comprar algo ahorita, no, eso vale, te lo dicen así, cinco dólares hoy, (...) la semana que viene vale ocho...¿a cuenta de qué una inflación en el dólar?". Para el también presidente de la Asamblea Nacional Costituyente, el peso del billete norteamericano demuestra "la guerra que hay contra nuestro país". Cabello acusó a la oposición de "quererle hacer daño a nuestro pueblo" al apoyar las sanciones económicas de la Administración Trump.

En mayo pasado, un dólar equivalía a 6000 bolívares soberanos. Casi cuatro meses después, las continuas devaluaciones llevaron la cotización a 18.000 soberanos por dólar.  En más de 12 meses, se ha destruido por completo el valor del cono monetario. La última actualiación de los billetes realizada en juniio por el Banco Central de Venezuela (BCV) fue derrotada apenas salió a la calle. El billete de 50.000 bolívares, la más alta denominación, equivale a menos de tres dólares.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que 2019 cerrará con una inflación de 1.000.000%. La crisis, que el Gobierno atribuye a las presiones de Washington, no solo destruyó la moneda nacional. El petro, que Nicolás Maduro concobió como el instrumento capaz de derrotar "el bloqueo financiero", tiene una presencia fantasmal en el universo de las criptomonedas.

El trueque que propone Cabello como alternativa es desde hace tiempo una realidad en una economía pauperizada en la que el intercambio de productos por productos o servicios se ha intensificado como consecuencia de la escasez y la falta de circulante. Pero nunca antes una autoridad lo había sugerido como alternativa.

Los mercados de trueque se han impuesto en las regiones más golpeadas de un país cuya economía se desplomará un 23% a lo largo de este año. El propio BCV ha calculado que solo entre el tercer trimestre de 2013 y septiembre del año pasado la economía perdió un 52,3%. La era Maduro ha estado signada por la recesión y la precariedad y ha hecho florecer a tientas el intercambio económico informal. De acuerdo con el portal Efecto Cocoyo, el trueque también ha proliferado a raíz de los apagones que asolaron al país y que inutilizaron los medios electrónicos de pago. 

Los productos de primera necesidad son los que suelen someterse a las reglas de la permuta. El consumo de leche en 2019 ha sido calculado en tres litros por persona, un 83% menos que años atrás. El canje es a veces el modo de garantizarse ese promedio mínimo.