+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

GIRA EUROPEA DEL PRESIDENTE DE EEUU

Obama sobre Merkel: "Está en el lado correcto de la historia"

El presidente estadounidense alaba la política de la cancillera alemana con los refugiados. Ambos mandatarios defiendes las bondades del futuro acuerdo de libre comercio entre EEUU y la Unión Europa

 

Obama y Merkel en la feria industrial de Hanover (Alemania). - AFP / RONNY HARTMANN

CARLES PLANAS BOU / HANOVER (ENVIADO ESPECIAL)
24/04/2016

La última visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a Alemania puede ser la que marque más profundamente el futuro del país. La cancillera alemana, Angela Merkel, y su homólogo se han reunido en Hannover para dar cuerda a la aprobación del tratado de libre comercio o TTIP (siglas en inglés de Transatlantic Trade and Investment Partnership) entre la Unión Europea y EEUU, polémico por la falta de transparencia en las que se están llevando a cabo las conversaciones. “Potenciará nuestra economía así que todos tenemos interés en acelerar su aprobación”, ha confesado la líder alemana.

“Es lógico que la competencia exterior genere dudas pero China y África están creciendo muy rápidamente y debemos asegurarnos que nuestra posición económica es fuerte”, ha remarcado Obama. A pesar de que la aprobación del acuerdo debe pasar por el filtro del Congreso en los Estados Unidos, dominado por los republicanos, el mandatario demócrata se ha mostrado confiado a que le se dará luz verde como ya consiguió con el TPP (con países del Pacífico). “A finales de año tendremos un texto completo para que la gente pueda ver que es positivo”, ha subrayado.

El acuerdo entre los Estados Unidos y la Unión Europea, que supondría según el expresidente de la Comisión Europea Jose Manuel Durao Barros la creación de la “mayor zona de libre comercio del mundo”, ha levantado fuertes críticas especialmente en Alemania, donde un tercio de la población lo rechaza. En la víspera de la visita de Obama hasta 90.000 personas salieron a las calles de Hannover en una masiva manifestación en contra del controvertido tratado económico y sus consecuencias sobre derechos como la privacidad o la legislación laboral y medioambiental.

 

COOPERACIÓN ESTRATÉGICA

Obama no ha querido despedirse de Alemania sin alabar a su líder por la gestión de la llegada de cientos de miles de refugiados a Europa. A pesar de que la inicial decisión de la cancillera de abrir las puertas de su país ha terminado dañándola políticamente, el presidente estadounidense se ha desecho en elogios por sus políticas migratorias. “La admiro. Sus decisiones para ayudar a los refugiados están en el lado correcto de la historia”, ha asegurado ante la sonrisa de su homóloga.

El presidente estadounidense también ha valorado positivamente elacuerdo entre la Unión Europea y Turquía para frenar el flujo de refugiados que llega al continente a través de deportaciones. “El pacto asegura los derechos humanos y al mismo tiempo permite mantener nuestro combate contra el terrorismo”, ha apuntado Obama. El papel diplomático de Ankara en la lucha contra Estado Islámico es esencial para la OTAN.

Tras un último año marcado por los atentados terroristas en París, Bruselas y San Bernardino, ambos líderes han lanzado un mensaje de cooperación para frenar a los yihadistas y evitar otros ataques. Así, Merkel y Obama han remarcado que seguirán colaborando en sus operaciones en Siria, Irak, Afganistán y Libia y que sus agencias de antiterrorismo compartirán información para estar más preparadas.

Washington y Berlín también han mostrado ir por el mismo camino en el este de Europa, en la que comparten la gestión para llegar a una situación estable en Ucrania y su mano dura con la Rusia dePutin. “Solo levantaremos las sanciones cuando haya muestras de un avance en sus posiciones”, ha reafirmado Obama.

EXCELENTE RELACIÓN

Más allá de sus fuertes vínculos económicos y estratégicos, Alemania y los Estados Unidos siguen mostrando una excelente relación diplomática. La sintonía entre Merkel y Obama ha vuelta a ser palpable en una comparecencia en la que han repasado su trayectoria política conjunta y en la que se han tratado como amigos. “Angela es la mejor aliada internacional que he tenido durante mi presidencia. Valoro su juicio y nuestra amistad. Además es una persona con un gran sentido del humor aunque eso no se vea en las ruedas de prensa”, ha llegado a bromear el presidente afroamericano.

Las relaciones entre Alemania y los Estados Unidos llegaron a un punto crítico a finales del 2013 cuando las filtraciones del exanalista Edward Snowden apuntaron a que la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) pinchó el teléfono de la cancillera. La revelación afectó a Merkel, quien criticó abiertamente a su aliado. “Espiar a los amigos es totalmente inaceptable”, lamentó entonces la líder conservadora. La justicia alemana abrió un proceso para investigar el caso en 2014 pero lo cerró un año más tarde por falta de pruebas. La tensa relación entre ambos se relajó, al menos públicamente, y en junio del 2015 recuperaron las sonrisas y los gestos amables en la reunión del G7 celebrada en la localidad de los Alpes bávaros de Krün.

La reunión entre ambos mandatarios, celebrada en el palacio neoclásico de Herrenhausen, se enmarca en la celebración de la Hannover Messe, la feria industrial más grande del mundo, que este año cuenta con los Estados Unidos como país asociado. Además de su mayor aliado fuera del continente, la primera potencia mundial es también el principal socio comercial de Alemania y la destinación prioritaria de sus exportaciones. En el 2015, el motor económico de Europa realizó exportaciones hacia los Estados Unidos por valor de 113.900 millones de euros. Como punto de conexión comercial transatlántica, la Hannover Messe es también el escenario ideal para seguir explorando un pacto para el TTIP.