+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA CARRERA HACIA LA CASA BLANCA

¿Qué pasa si gana Clinton? Cinco claves

La tensión con Rusia y los instintos intervencionistas definen la política exterior de la ex secretaria de Estado

 

Hillary Clinton posa para una de sus seguidoras en un acto de campaña en Pittsburgh. - REUTERS / BRIAN SNYDER

RICARDO MIR DE FRANCIA
04/11/2016

En un discurso a puerta cerrada con los ejecutivos de Goldman Sachs como público, Hillary Clinton dejó entrever en 2013 su nostalgia por los días cuando la CIA y las fuerzas especiales operaban en secreto sin que sus operaciones se filtraran a la prensa. “Mi opinión era que hay que intervenir de la forma más encubierta posible”, dijo a una pregunta del consejero delegado, Lloyd Blankfein. En aquella intervención, por la que cobró 225.000 dólares, Clinton explicó que durante su etapa al frente de la secretaría de Estado abogó con fuerza por armar a los rebeldes sirios y porcontrarrestar el expansionismo ruso, según reveló más tarde Wikileaks. Unas palabras que refuerzan sus viejas credenciales de halcón, a la derecha de Barack Obama.

1/ ASESINATOS EXTRAJUDICIALES


La política exterior ha sido una nota a pie de página en esta campaña tan centrada en la personalidad de los candidatos. Se hablado algo de Siria, Irak y de las alegaciones de interferencia rusa en el proceso electoral, pero la superficialidad ha sido la norma. Clinton no ha tenido que aclarar, por ejemplo, si respalda la agresiva política de asesinatos extrajudiciales con drones de Obama o el creciente despliegue de operaciones especiales alrededor del mundo. Pero tras los cuatro años que pasó como secretaria de Estado, se puede inferir que la candidata demócrata representa la continuidad con las alianzas y principios básicos de la política exterior estadounidense. Todo lo contrario que la imprevisible ruptura de Donald Trump.

2/ INTERVENCIONISMO


Como jefa de la diplomacia, Clinton demostró pragmatismo y una tendencia incansable a cultivar las relaciones personales, aunque sus instintos son más agresivos e intervencionistas que los de Obama. No solo apoyó la guerra de Irak en 2002, una decisión de la que se ha arrepentido hasta la saciedad. También respaldó el plan del Pentágono para dejar un mínimo de 10.000 soldados en Irak tras la retirada del 2011 y fue una de las máximas impulsoras de laintervención en Libia para ayudar a los europeos a acabar con el régimen de Gadafi.

3/ ATAQUES A BASES SIRIAS Y RUSAS


En la lucha contra el Estado Islámico, la exprimera dama quiere entregar más armas a los aliados kurdos y árabes de EE UU en la batalla, siguiendo esencialmente la línea actual de la Casa Blanca. La principal diferencia son las zonas de exclusión aérea que pretende crear para ayudar a los civiles, una medida que implicaría atacar las bases antiaéreas sirias y rusas, lo que según diversos expertos podría desencadenar un enfrentamiento directo con las tropas del Kremlin. “Vamos a acabar desatando la tercera guerra mundial en Siria si escuchais a Clinton”, dijo recientemente Trump echando mano de su catastrofismo habitual.

4/ COMBATIR A PUTIN


Su relación con la Rusia de Putin es complicada. En su primer año al frente de la secretaría de Estado, Clinton pilotó el borrón y cuenta nueva en las relaciones con Moscú cuando Dimitri Medvedev era todavía presidente. Pero no funcionó y la relación no han hecho más que empeorar desde entonces para volver al clima de la Guerra Fría. En consonancia con el sentir de la vieja escuela, la demócrata ha señalado que pretende adoptar medidas para frenar las maniobras rusas de desestabilización en Europa y responder con dureza a los ciberataques que tanto daño han hecho a su campaña. “Estaremos listos para responder seriamente con medidas políticas, económicas y militares”, dijo en septiembre. Su estrategia incluye también promover el fracking, como ya hizo al frente de la secretaria de Estado, y exportar gas a Europa para contrarrestar la influencia rusa y dañar sus finanzas.

5/ APOYO A ISRAEL


Respecto al conflicto palestino israelí, otro de los quistes de la geopolítica mundial, que ya trató de resolver sin demasiada persistencia, Clinton rechaza cualquier medida coercitiva contraIsrael, como la campaña de boicot, y ha dejado claro que bloqueará las iniciativas para imponer una solución al conflicto en la ONU. “América nunca puede ser neutral cuando hablamos de la seguridad y la supervivencia de Israel”, dijo en marzo en un discurso ante el AIPAC. Algunos de sus principales donantes son fervientes defensores del estatus quo y del indisimulado expansionismo israelí.

Los asuntos calientes


OTAN


Donald Trump considera que la organización está obsoleta y considera que sus miembros son unos desagradecidos con la contribución estadounidense. Amenaza con retirar a las fuerzas estadounidenses del continente.

Hillary Clinton considera la Alianza Atlántica la mejor inversión que ha hecho Estados Unidos.

RUSIA

Donald Trump se muestra conciliador con Rusia. Cree que puede rebajar la tensión con Putin, a quien considera un líder fuerte al que admira y con el que cree que puede tener una buena relación

Hillary Clinton reconoce la necesidad de trabajar con Moscú pero es partidaria de elevar el tono hacia Rusia en cuestiones como Ucrania y Siria y no descarta las sanciones.

ESTADO ISLÁMICO

Donald Trump defiende bombardear sin tregua al Estado Islámico y privarles del negocio del petróleo, a la vez que apuesta por técnicas de interrogatorio cuestionables a los combatientes capturados.

Hillary Clinton se opone al envío de tropas de combate a Siria e Irak.

SIRIA

Donald Trump no se muestra partidario del derrocamiento de Bashar al Asad porque considera que ayuda a la lucha contra el EI

Hillary Clinton está dispuesta a ir más allá que Obama y dar armamento pesado a los grupos rebeldes para derrocar a Asad.

 

IRÁN

Donald Trump se opone desde el prinicio al fin al acuerdo nuclear firmado y pretende renegociarlo.

Hillary Clinton apoya el acuerdo pero su estrategia en la región sigue pasando por mantener la cooperación con los aliados del Golfo.

 

ISRAEL Y PALESTINA

Hillary Clinton garantiza mantener la relación privilegiada con Israel.

Donald trump promete una alianza inquebrantable con Israel y una línea más dura con los palestinos.

 

CHINA

Hillary Clinton apoya una mayor cooperación con China en las áreas de interés mutuo aunque ha anunciado una postura firme en la exigencia de respeto de los derechos humanos. Por su parte, Trump concibe a China desde un punto de vista meramente comercial y ha amenazado con aumentar los aranceles si China continúa haciendo ‘dumping’ con sus exportaciones y usando la devaluación de su moneda.

 

COREA DEL NORTE

Hillary Clinton parece querer seguir con la estrategia actual de EEUU consistente en basar su acoso al régimen de Corea del Norte en aumentar las sanciones internacionales.

Donald Trump, en cambio, considera que Corea del Norte es un títere del Gobierno de China y quiere amenazar a Pekín con sanciones comerciales si no se resuelve ese contencioso.

 

CUBA Y VENEZUELA

Como en otros dosieres, Clinton parece apostar respecto a Cuba por continuar con la línea de diálogo de Barack Obama. En cambio, Trump ya ha anunciado que anulará la estrategia de deshielo con Cuba. También ha anunciado mano dura con el Gobierno de Maduro.

MÉXICO

Donald Trump mantiene el anuncio que hizo al inicio de la campaña de que construiría un  muro en la frontera con México y que obligaría al país vecino a pagar por él. Clinton mantiene una política conciliadora con el país vecino.