Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TRES MESES PARA LOS COMICIOS EN EEUU

La reválida de Trump

El presidente encara con fuerte apoyo las trascendentales elecciones legislativas de noviembre. Los demócratas, pese a sus divisiones, acarician recuperar al menos una cámara del Congreso

IDOYA NOAIN
05/08/2018

 

Su nombre no estará en ninguna papeleta pero Donald Trump es eje y protagonista en las elecciones legislativas que Estados Unidos celebra dentro de tres meses, unos comicios en los que se juega su futuro y el de su presidencia.

En las urnas se votará toda la Casa de Representantes (435 escaños) y un tercio del Senado (35 de 100), así como gobernadores y legislaturas estatales también trascendentales para el futuro. Hay señales que apuntan a opciones demócratas de arrebatar a los republicanos al menos el control de la Cámara baja del Congreso, donde ahora los conservadores tienen una mayoría 236-193. Y aunque con lecciones aprendidas del 2016 casi nadie osa augurar una ola azul, especialmente con un Partido Demócrata que se dirime entre el giro a la izquierda y la búsqueda de un centro que permita recuperar votantes independientes, la potencial victoria demócrata no solo pondría en jaque la agenda política de Trump, sino que daría alas a uno de sus peores fantasmas: la posibilidad de nuevas investigaciones e, incluso, de un ‘impeachment’.

Acicate para la participación
 

Como históricamente, la participación es una clave fundamental de las 'midterms' (de medio mandato) donde el partido en la presidencia suele verse castigado, con una media desde la segunda guerra mundial en la que pierden 26 escaños en la Cámara Baja y cuatro en el Senado. Pero los conservadores tradicionalmente son más dados a ir a votar y Trump tiene auténticamente energizadas a sus bases. Aunque su aprobación general está en el 40% (con 55% de desaprobación), entre los republicanos disfruta de un respaldo elevado y estable, que en el último sondeo de Gallup estaba en el 87%.

Trump ha hecho suyo el Partido Republicano y no hay prácticamente candidato conservador que se atreva a alejarse del trumpismo, incluso con temas peliagudos para algunos de sus electores como los aranceles, que pasan factura en estados agrícolas y que le han ganado el enfrentamiento con potentes donantes republicanos como los hermanos Koch. Se ha volcado plenamente en las campañas (con promesa de involucrarse aún más, "seis o siete días por semana", conforme se acerquen los comicios).

El presidente se apoya además en buenos datos macroeconómicos como el crecimiento del 4,1% en el segundo trimestre, sigue sacando partido de las cartas de políticas de identidad que explota en temas como la inmigración, donde está ejecutando sus promesas de línea dura de campaña. Inincluso tiene satisfechos a los votantes más centrados en valores, especialmente con su nominación del muy conservador juez Brett Kavanaugh para el Tribunal Supremo.

 

La contrapartida para los republicanos es que son también Trump, sus políticas, su estilo y su asalto a las instituciones los que están inyectando energías a los demócratas, esperanzados en reactivar la amplia coalición que llevó a Barack Obama a la presidencia pero se desarticuló con la candidatura de Hillary Clinton. Las mujeres, especialmente, se han convertido en protagonistas, tanto en candidaturas como en organización.

Las donaciones se han disparado y ActBlue, un grupo que apoya causas y candidatos progresistas, ha recaudado para este ciclo 1.000 millones de dólares, lo mismo que logró entre 2004 y 2016. Y algunos hablan de un aumento de registro de votantes entre los jóvenes, impulsado tras las movilizaciones de los estudiantes de Parkland que se organizaron tras el tiroteo en su escuela, aunque otros análisis discuten que vaya a cambiar su históricamente anémica participación.

 

El dilema demócrata
Así como en legislativas durante la presidencia de Obama muchos demócratas huyeron de la ley de reforma sanitaria de su propio presidente, ahora que Trump está deshaciéndola y los ciudadanos notan el impacto han colocado Obamacare en el centro de la campaña. Y con victorias en primarias como la de la socialista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez y la pujanza persistente de Bernie Sanders, el ala más progresista del partido gana terreno, especialmente mediático. Pese a ello, los moderados son clave en distritos bisagra y el aparato demócrata mantiene su fuerza, intentando contener el potencial giro radical que usan como arma los republicanos.

Mantener ese equilibrio de corrientes puede ser especialmente importante en el Senado, donde 10 de los 26 escaños que se juegan los demócratas están en estados que ganó Trump. La guerra por la Cámara alta es descarnada, con los republicanos a la defensiva en lugares como Nevada, Arizona, Tennessee, Texas y Misisipí pero también con esperanzas en Dakota del Norte, Misuri o Indiana. Si se quebrara la actualmente frágil mayoría republicana (51-49), la nominación de Kavanaugh recibiría un golpe potencialmente letal. Y no sería el único para Trump.