+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PRIMARIAS DEMÓCRATAS

Sanders añade un nuevo obstáculo en su camino: la presunta influencia rusa

La inteligencia le ha informado de que el Kremlin quiere ayudarle a conquistar la nominación. El senador por Vermont ha rechazado sin ambages el supuesto interés de Putin por beneficiarle

 

El candidato demócrata Bernie Sanders, en un mitin en San Antonio (Tejas). - BOB DAEMMRICH (DPA)

RICARDO MIR DE FRANCIA
23/02/2020

En sus mítines electorales, Bernie Sanders suele desglosar las grandes industrias a las que pretende enfrentarse para transformar la economía si llega a la Casa Blanca: los bancos de "Wall Street", las "aseguradoras", las "farmacéuticas", la "industria de los combustibles fósiles", el "complejo militar-industrial" y el "complejo industrial de prisiones". Casi nada. A lo que hay que añadir el 'establishment' demócrata o los grandes medios generalistas, opuestos por distintos motivos a la idea de un candidato socialdemócrata que pone a los trabajadores en el centro de su agenda y pretende rehacer las costuras del sistema estadounidense. Por si fueran pocos los obstáculos en su camino, Sanders cuenta con uno nuevo: la sombra de la influencia rusa para beneficiar a su campaña.

Esta semana se publicó que Rusia estaría tratando de interferir nuevamente en la campaña con tácticas de propaganda y desinformación. No solo para contribuir a la reelección de Donald Trump, sino también para conseguir que Sanders conquiste la nominación demócrata. Esa preferencia la comparten la Casa Blanca y sus aliados republicanos, que ven al senador por Vermont como uno de los candidatos más vulnerables, una presa teóricamente fácil para la maquinaria conservadora, volcada en explotar su socialismo para espantar a los votantes.

Sanders ha reconocido que fue informado hace un mes por la inteligencia de las presuntas maniobras del Kremlin para beneficiarle. No es un manto que le interese porque solo podría aumentar la desconfianza que sienten hacia su campaña muchos demócratas. "Francamente, no me importa quién quiere Putin de presidente", dijo esta semana. "Mi mensaje para Putin es claro: mantente alejado de las elecciones estadounidenses. Como presidente me encargaré de que así sea". El candidato llegó a decir que es posible que algunos de los agresivos comentarios atribuidos a sus seguidores en la red formen parte de la campaña rusa. En cualquier caso, su rechazo frontal a la injerencia de Moscú contrasta con el de Trump, quien dijo que esas alegaciones son parte de la "campaña de desinformación" demócrata contra su presidencia.