Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PERFIL DEL ASPIRANTE AL ELÍSEO

Sarkozy, acusado de corrupción y con vínculos con el Kremlin

El nombre del expresidente francés, un hombre que se entiende bien con Vladímir Putin, aparece en media docena de casos judiciales

EL PERIÓDICO / PARÍS
22/08/2016

 

"No sería candidato si me afectara cualquiera de estas acusaciones". En una entrevista televisiva que se remonta al 2014, la primera que concedía tras anunciar su retorno a la política, Nicolas Sarkozy no quiso escurrir el bulto, ni tampoco obviar las voces de aquellos que pensaban que regresaba para afrontar con mejores opciones la media docena de casos de corrupción abiertos contra él. "Si yo tuviera algo que reprocharme a mí mismo, no me iría a exponer en el mundo de la política", continuó entonces ante los micrófonos de France 2.

Y es que la apretada agenda judicial del exjefe del Estado francés para los próximos meses, en la que se incluye una inculpación en un caso de haber recibido información privilegiada procedente de un juez, parece haber pesado enormemente a la hora de decidir el regreso a la política de este hijo de un inmigrante húngaro, que coquetea con la xenofobia para pescar en el caladero de votantes del Frente Nacional, capitaneado por la ultraderechista Marine Le Pen. Y para defenderse, reitera una y otra vez que ya en el pasado había sido acusado de corrupción y finalmente declarado inocente por los jueces. "No amo la injusticia; cuando todo esto termine, habré sido el hombre más veces cuestionado de la V República", ha enfatizado.  

SIMPATÍAS HACIA MOSCÚ


Sarkozy no oculta sus simpatías por el presidente ruso, Vladímir Putin, con quien demuestra tener incluso una conexión que va más allá de la política y se adentra en el ámbito personal, al tiempo que critica con denuedo la política de la UE en la región tras la anexión de Crimea por parte de Moscú y la guerra en el este de Ucrania, azuzada desde el Kremlin. En noviembre, asumió los resultados del referendo organizado en el 2014 por Moscú en la península bañada por el mar Negro, -"Crimea ha elegido Rusia, y no puede ser culpada por ello", declaró- mientras que en junio de este año, se convirtió en unas de las estrellas del Foro Económico de San Petersburgo, donde se reunió con el líder del Kremlin e insistió en que Ucrania no debería ser jamás admitida como miembro de la OTAN.

Su personalidad y sus vínculos con dictadores como Muammar Gadafi o Bashar el Asad le han granjeado una reputación similar a la del italiano Silvio Berlusconi. Algunas informaciones periodisticas incluso le han señalado con el dedo acusador de haber recibido 50 millones de euros del Estado libio para impulsar su candidatura al Eliseo en las elecciones celebradas en el 2007, en las que se impuso frente a la candidata del Partido Socialista, Ségolene Royal.  Como respuesta, Sarkozy montó en cólera y se ha querellado con la publicación que difundió la información, el diario digital Mediapart.      

Nicolas Sarkozy nació el 28 de enero de 1955 en París. Es el hijo de un inmigrante húngaro, y padre de cuatro hijos, uno de los cuales -Jean- también se dedica a la política. Divorciado en el 2007 de su segunda esposa, Cécilia Ciganer-Albeniz, se casó con la cantante y antigua modelo Carla Bruni, quien se convirtió en blanco de la prensa sensacionalista francesa. 

Las noticias más...