+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

En su zona de defensa aérea

Taiwán denuncia la incursión de aviones de combate chinos

Las tensiones entre Pekín y Taipéi se han incrementado notablemente en el último año después de que Trump priorizase fortalecer las relaciones con Taiwán

 

Militares taiwaneses, en unas recientes maniobras. - EFE

EFE
24/01/2021

El Ministerio de Defensa de Taiwán denunció que trece aviones de combate chinos sobrepasaron la Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) taiwanesa en la noche del sábado, el mayor número en un solo día en lo que va del año. Según un comunicado de la cartera taiwanesa, se trata de un avión antisubmarino Y-8, ocho bombarderos Xian H-6K y cuatro aviones de combate Shenyang J-16.

"Estas intrusiones llevaron a la Fuerza Aérea de Taiwán a responder con medidas apropiadas y efectivas", afirmó el ministerio, las cuales pasaron por enviar cazas para monitorear los aviones militares chinos, emitir advertencias por radio y movilizar activos de defensa aérea hasta que finalmente abandonaron la ADIZ.

Según la agencia estatal CNA, la cifra de incursiones por parte de aviones militares chinos ha aumentado en los últimos meses. En octubre del año pasado, al menos 19 aviones militares chinos entraron en la ADIZ taiwanesa mientras que en septiembre cazas J-16 chinos cruzaron la línea media del Estrecho de Taiwán.

Las tensiones entre Pekín y Taipéi aumentaron considerablemente durante el mandato del expresidente estadounidense Donald Trump, que dio prioridad al fortalecimiento de las relaciones con Taiwán, incluida la venta de armas, pese a que en 1979 Washington rompió sus relaciones con Taipéi, que se convirtieron en informales, tras reconocer a la República Popular.

Taiwán se considera un territorio soberano con Gobierno y un sistema político propios bajo el nombre de República de China desde el final de la guerra civil entre nacionalistas y comunistas en 1949, pero Pekín mantiene que es una provincia rebelde e insiste en que retorne a lo que denomina patria común.