Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

INYECCIÓN LETAL

Texas ejecuta a un supremacista blanco por un crimen racista cometido en 1998

James 'Bill' King estaba condenado a pena de muerte por el brutal asesinato del afroamericano James Byrd

EL PERIÓDICO / EFE
25/04/2019

 

El estado de Texas ha ejecutado este miércoles a John William King, un supremacista blanco que fue condenado a muerte por el asesinar al afroamericano James Byrd, de 49 años, en 1998. Un crimen que conmocionó a Estados Unidos por la brutalidad.

King, conocido con el apodo de "Bill", de 44 años, murió por inyección letal a las 19.08 hora local en la prisión de Huntsville (cercana a Houston), según ha informado el Departamento de Justicia Criminal de Texas. El condenado optó por no hacer uso del derecho de pronunciar unas últimas palabras.

El crimen por el que King fue condenado a pena de muerte ocurrió el 7 de junio de 1998, cuando Byrd regresaba a su hogar en Jasper, una pequeña localidad de 7.500 habitantes del este de Texas cercana a Luisiana. King y sus cómplices, Lawrence Brewer -ejecutado en 2011- y Shawn Berry -condenado a cadena perpetua- se toparon en su camino con Byrd, al que agredieron, ataron por los tobillos a su camioneta y lo arrastraron durante cinco kilómetros por una carretera, según se consideró probado en el juicio.

De acuerdo con los informes forenses, Byrd murió a la mitad del recorrido al ser decapitado y perder un brazo. Tras el terrible asesinato, King, Brewer y Berry arrojaron su cuerpo frente de una iglesia de feligreses afroamericanos. Años después, el nombre de Byrd quedó unido a sendas leyes para endurecer los crímenes de odio promulgadas tanto en Texas como a nivel federal.

TATUAJES NAZIS

King tenía 23 años cuando cometió el crimen y ya había estado en prisión por robos. En la cárcel formó parte de una banda de supremacistas blancos. En su cuerpo tenía tatuajes nazis como la esvástica y las SS, del Ku Klux Klan, una bandera de la Confederación, "orgullo ario" o un dibujo de un afroamericano colgado de un árbol por una soga, según los documentos judiciales.

Una de las hermanas de la víctima, Louvon Harris, ha estado presente durante la ejecución de este miércoles, igual que hizo con la de Brewer en 2011, y ha dicho al 'The Washington Post' que ambos asesinos trataron a Byrd "como un animal". "Eran un peligro para la sociedad. Ahí es cuando empezamos a cambiar nuestra opinión sobre la pena de muerte", manifestó al explicar que la tumba de su hermano ha sido profanada dos veces y que ahora está protegida con una reja. Sin embargo, varios familiares de Byrd, como su hijo y otra de sus hermanas, se habían opuesto a la ejecución.

King ha sido el cuarto reo ejecutado este año en Estados Unidos y el tercero en el estado de Texas. Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena de muerte en 1976 han sido ejecutadas 1.494 personas en todo el país, 562 en el estado de Texas.

Las noticias más...