+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El Tribunal Supremo colombiano ordena el arresto domiciliario del expresidente Álvaro Uribe

El hombre más poderoso de Colombia en el siglo XXI está involucrado en un escándalo por compra de testigos La detención de Uribe descoloca al actual presidente Iván Duque, su principal aliado

 

El expresidente colombiano Álvaro Uribe. - EFE

ABEL GILBERT
04/08/2020

"La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la patria". Álvaro Uribe quizá nunca imaginó que tendría que explicarle eso a los colombianos. Ha sido el hombre más fuerte de ese país desde que comenzó el siglo XXI, el artífice en su momento de los triunfos electorales que condujeron a la presidencia a Juan Manuel Santos y luego de Iván Duque. Y es nada menos que bajo la gestión de este último, completamente alineado con el derechista Centro Democrático, que el Tribunal Supremo acaba de ordenar la detención del hombre que gobernó entre 2002 y 2010 en el marco de una escandalosa y dilatada causa relacionada con el soborno y manipulación de testigos. La máxima autoridad judicial le otorgó a Uribe el beneficio del arresto domiciliario.

La privación de mi libertad me causa profunda tristeza por mi señora, por mi familia y por los colombianos que todavía creen que algo bueno he hecho por la Patria Álvaro Uribe Vélez (@AlvaroUribeVel) August 4, 2020

El ex presidente ha sido directamente involucrado en la compra de esos testimonios. Las investigaciones comenzaron en2012, en medio de los fuertes enfrentamientos políticos entre Santos y Uribe, cuando el congresista de izquierdas Iván Cepeda presentó el testimonio de un exparamilitar de ultraderecha, quien reveló cómo en una propiedad de la familia de Uribe se diseñaban las actividades de esos grupos armados. Cepeda dijo en su momento contar con los declaraciones de dos ex integrantes de esas bandas que provocaron desastres humanitarios en el noreste colombiano. El propio legislador dijo haber visitado en la cárcel a Hernán Sierra y Juan Guillermo Monsalve. Uribe denunció al congresista ante el Supremo. Lo hizo con falsos testigos y todo salió al revés de lo que esperaba: el máximo tribunal puso su mira sobre las acciones del ex presidente.

Duque ha quedado de alguna manera golpeado políticamente por la suerte de su menor. "Él siempre se ha presentado a todos los llamados que le ha hecho la justicia. A todos. Y lo ha hecho siempre de frente. Creo que no hay un político más escrutado en la historia reciente del país", dijo el actual mandatario. "Sería muy triste que, en esta sociedad colombiana, nosotros viéramos a quienes laceraron al país, después de tantos años, sin tener ninguna condena, posando de adalides de la moral y que veamos a las personas que lucharon por la moralidad y por la legalidad en un proceso que les limite y les cercene sus derechos", agregó. Duque espera que "cualquiera sea el expresidente", pueda "ejercer su derecho a la defensa en libertad, entre otras cosas porque es un principio del debido proceso".