+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

cita con las urnas en eeuu

Trump convierte el primer debate con Biden en un espectáculo bochornoso

Las interrupciones constantes y los insultos marcaron el primer cara a cara a un mes de las elecciones en EEUU

 

Trump, este martes en el debate. - EFE / EPA / OLIVIER DOULIERY / POOL

IDOYA NOAIN
30/09/2020

Patético, horroroso, lamentable, bochornoso… Cualquiera de los adjetivos sirve para describir el primer debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden, celebrado a poco más de un mes de las elecciones en Estados Unidos. Con el país de luto por la pandemia, sumido en una grave crisis económica y atenazado por las tensiones sociales en las calles, el presidente impidió que se pudiera llevar a cabo algo parecido a un intercambio de ideas medianamente civilizado. Y lo hizo con interrupciones constantes, acusaciones falsas, ataques a la familia de Biden y un desdén absoluto por las reglas pactadas. El demócrata trató de sortear las trampas para hilvanar sus argumentos con estoicismo, pero su frustración acabó dando pie a los insultos. Al final perdió el público y la democracia estadounidense. 

 Poco pudieron sacar en claro los telespectadores de las propuestas políticas de ambos candidatos. La bronca y el guirigay lo ensombreció todo. Fue una hora y media de viacrucis que dejó en evidencia los peligros que acechan al país en estas elecciones, en las que muy probablemente no habrá resultado tras la noche electoral debido al aumento masivo del voto por correo y la previsión de que el recuento de esas papeletas no se produzca en algunos estados hasta después del 3 de noviembre. Nuevamente Trump no quiso comprometerse a aceptar el dictamen que salga de las urnas o si quiera a esperar a que la comisión electoral certifique el resultado antes de cantar una victoria. “Esto no acabará bien para este país”, llegó a decir tras reiterar que habrá “un fraude masivo” en el voto por correo y pedir a sus seguidores que acudan a las urnas a vigilar la jornada electoral. 

 Más preocupante todavía fue su llamamiento velado a la extrema derecha para actuar cuando llegue el momento. Trump invocó a los Proud Boys, un grupo neofascista, después de negarse a condenar al supremacismo blanco y los grupos paramilitares que han sembrado el caos en algunas de las protestas contra el racismo de los últimos meses. “Proud Boys, quédense atrás y estén preparados”, dijo en una frase que traerá cola. Desde el principio estuvo tenso y a la defensiva, más preocupado en interrumpir a su rival que en exponer porqué debería ser reelegido. Ni siquiera el moderador, con el que también acabó peleando, logró que respetara los dos minutos asignados a cada candidato. 

"Te quieres callar"

 A Biden le acabó sacando de sus casillas. “Te quieres callar, hombre. No se puede ser menos presidencial”, le espetó en un momento. “¿Tienen idea de lo que está diciendo este payaso?”, le dijo en otra ocasión. O "no estoy aquí para poner en evidencia sus mentiras, todo el mundo sabe que es un mentiroso”. El demócrata trató de comportarse como el único adulto en la habitación. Lleva ventaja en las encuestas y le bastaba con demostrar que no ha perdido sus facultades mentales, como insiste constantemente Trump, que llegó a decir antes del debate que saldría dopado. Y en ese sentido pasó la prueba con la nota. No llegó a venirse abajo en medio de la tormenta. Demostró aplomo y se esforzó por esbozar sus planes en Sanidad, la gestión de la pandemia o la crisis racial que vive el país. 

 Pero tampoco se cortó en disparar contra Trump, que acusó a su hijo Hunter de corrupción o de ser un cocainómano y se mofó cuando hablaba del servicio en el Ejército de su primogénito Beau, fallecido por un cáncer a los 46 años. Biden le llamó “racista”, dijo que es la “mascota de Putin” y reiteró que no tiene ningún plan para sacar al país del desaguisado de la pandemia, que ha dejado más de 200.000 muertos. “Este es el mismo hombre que dijo que para primavera habría desaparecido. Que se iría con el calor y que quizás podríamos inyectarnos un poco de lejía en el brazo”. Trump le respondió afirmando que fue una broma.