Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UN CONFLICTO SOCIAL GLOBAL

La UE aborda dividida el problema de la inmigración en una cumbre informal

Los estados miembros discrepan sobre evitar la migración económica o crear plataformas extracomunitarias de desembarco

El Periódico
24/06/2018

 

Los líderes de 16 países de la Unión Europea, entre ellos España, participan este domingo en una cumbre informal en Bruselas para acercar posturas de cara al Consejo Europeo de la semana que viene, en el que los Veintiocho intentarán responder a la situación de los inmigrantes que llegan por el Mediterráneo. Está previsto que a la reunión para tratar esta cuestión -que divide fuertemente a los países- asistan los jefes de Estado o de Gobierno de Alemania, Francia, España, Italia, Grecia, Austria, Bulgaria, Malta, Bélgica, Holanda, Croacia, Eslovenia, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Luxemburgo.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, convocó el encuentro a petición de la canciller alemana, Angela Merkel, que para salvar su Gobierno de coalición necesita ofrecer soluciones al líder del ala bávara de su partido y ministro de Interior, Horst Seehofer, que demanda más mano dura en política migratoria.

Merkel quiere frenar la "migración secundaria", por la que los demandantes de asilo que llegan a las costas Mediterráneas se dirigen luego a Alemania -que recibió casi 1,2 millones de solicitudes en 2015 y 2016- y a otros países del norte para solicitar protección. Así se recoge en una declaración firmada esta semana con el presidente francés, Emmanuel Macron, en la que también abogan por reforzar el control de las fronteras exteriores de la UE.

Recriminación italiana
Por su parte Italia, principal punto de entrada de quienes atraviesan el Mediterráneo (120.000 inmigrantes llegaron al país en el 2017), que recrimina a sus socios europeos la falta de apoyo durante años y que no hayan cumplido con las cuotas de acogida de refugiados. Roma pide que se reforme el reglamento de Dublín, que exige que se solicite el asilo en el país de llegada y este se haga cargo después de los demandantes.

El nuevo Gobierno italiano y en particular su vicepresidente, el líder de la xenófoba Liga, Matteo Salvini, ha intensificado en las últimas semanas su ofensiva y amenazado con no dejar desembarcar más barcos, tras no acoger al Aquarius, que con 630 inmigrantes a bordo fue recibido en España.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, acudirá a la que será su primera reunión de líderes de la UE tras reunirse este sábado con Macron en París para abordar la cuestión. En Francia se considera que de lo que se trata es de evitar la entrada en la UE de quienes abandonan sus países por razones económicas. La idea difiere de la que puso a principios de semana encima de la mesa el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que planteó plataformas extracomunitarias de desembarco de migrantes, algo que Francia no ve con buenos ojos porque cree que Europa debe mantener sus principios sin dejarse arrastrar por las soluciones "extremas".

Rechazo al sistema de cuotas
Los países del Grupo de Visegrado -Polonia, Hungría, la República Checa y Eslovaquia-, que ya han anunciado que no acudirán, se niegan a aplicar el sistema de cuotas de reparto de refugiados, piden mayor control de las fronteras exteriores y crear centros de acogida fuera de la UE, una posición que comparte Austria, que asumirá en julio la presidencia del Consejo de la Unión.