Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Men� Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UNIÓN EUROPEA

La UE asume que no puede contar con una España en funciones en su momento más crítico

Mariano Rajoy, enfrascado en las negociaciones para formar gobierno, no ha participado en ninguna de las grandes citas de los dirigentes europeos estas últimas semanas

SILVIA MARTÍNEZ
07/09/2016

 

La Unión Europea vive uno de los momentos más complicados de su historia. Con una gestión de la crisis migratoria y del terrorismo que ha resultado un fracaso y muchas incógnitas entorno a la salida de Reino Unido del club. Una etapa difícil con España en funciones y un presidente, Mariano Rajoy, que ha optado por mantenerse, como casi siempre a nivel europeo, en un segundo plano y dejar que sean otros quienes preparen la cumbre de líderes de la UE del 16 de septiembre en Bratislava en la que se abordarán los grandes retos de la Unión. Este viernes el líder del PP español tampoco asistirá, aunque ha sido invitado, a la reunión en Atenas organizada por el primer ministro griego Alexis Tsipras para definir una postura conjunta entre los países del sur.

Esta desaparición pública de Mariano Rajoy de la escena europea no ha sorprendido a nadie en Bruselas. Ni España atraviesa por el mejor momento político, ni es un líder carismático, ni ha cultivado en exceso su relación con otros colegas, ni es una figura habitual en las citas del núcleo duro, pese a dirigir la cuarta economía de la zona euro. El último de estos encuentros se produjo hace poco más de dos semanas, en un portaviones frente a la isla Italiana de Ventotene y a él asistieron Angela Merkel (Alemania), François Hollande (Francia) y el anfitrión Matteo Renzi (Italia) que no desaprovecha la ocasión de sumarse a locomotora europea.

“Rajoy no fue invitado porque no hay gobierno en España. No juega ningún papel a nivel europeo. Renzi suele posicionarse sobre temas europeos. De Rajoy jamás tenemos nada y eso es una pena. Su influencia es muy poca”, sostiene Karel Lanoo, director ejecutivo del CEPS, uno de los think tanks con más peso en Bruselas. “Renzi es muy bueno comunicando y con su verbo maximiza su influencia” pero “Rajoy no utiliza su verbo ni su carisma”, opina Yves Bertoncini, director del Instituto francés Jacques Delors, que sí destaca la buena imagen que ha logrado el dirigente popular entre muchos de sus socios gracias a sus decisiones económicas.

Hay quien opina, en cambio, que el hecho de no estar en primera línea se debe más a su personalidad y al momento político actual, pero no a una pérdida de peso porque España prefiere negociar fuera de los focos de las cámaras. “No creo que no estar en Ventotene deba interpretarse como una pérdida de influencia. España está en un momento bastante único y lo que está pasando a nivel doméstico hace que tenga menos tiempo para los asuntos europeos”, opinaVincenzo Scarpetta, analista de Open Europe que recuerda que Rajoy sí está invitado este viernes a Atenas con los máximos dirigentes de los países del sur para preparar su posición de cara a la cumbre de Bratislava y que si no asistirá es por decisión propia.

MENOS CAPACIDAD DE ACTUACIÓN
 

“Puede no querer enviar ningún mensaje de apoyo a un gobierno liderado por el homólogo de Pablo Iglesias en Grecia. No hay que olvidar que España fue durante las negociaciones uno de los más duros”, sugiere. En lo que hay coincidencia, ya opinen analistas, funcionarios o políticos, es en que la falta de un gobierno estable sí mina la capacidad de actuación. “Si tienes un gobierno con plenos poderes puedes tener una influencia. Si estás en funciones no”, zanja Bertoncini. “La UE está abordando políticas importantes: el programa de trabajo de la Comisión, los refugiados, el Brexit, la seguridad… La silla vacía de España es grave. La UE debe contar con un interlocutor fiable. Rajoy debe tenerlo en cuenta y sentir la presión para desbloquear el estancamiento político actual”, opina el líder de los socialistas en la Eurocámara, Gianni Pitella.

Lo cierto es que los primeros espadas de la UE, esos que acostumbran a protagonizar las negociaciones, sí han intensificado sus contactos. Especialmente la canciller Merkel que se ha entrevistado con una docena de líderes este verano para explicarles su visión sobre la refundación de Europa. Y, por supuesto, el presidente de la UE Donald Tusk, responsable de ejercer de bisagra entre las capitales, y que no ha parado desde el pasado 10 de agosto. Este lunes por la tarde, según avanzan fuentes de su gabinete y todavía por confirmar, podría encontrarse finalmente con Mariano Rajoy en Madrid.

Las noticias más...