Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

DESASTRE NATURAL

La vida y la muerte bajo las cenizas del volcán de Fuego en Guatemala

A muchos habitantes de Escuintla no les queda nada tras el desastre: sus casas están arrasadas y sus familias sepultadas

ABEL GILBERT
05/06/2018

 

Escuintla quiere decir en la antiquísima lengua náhuatl, "un lugar con muchos perros". Pero en buena parte de ese departamento del sur de Guatemala que vive del café que exporta a EEUU, lo que abundan por estas horas son la ceniza y la muerte. Todo se ha vuelto de un gris funerario que alcanzó también a teñir sus playas paradisíacas en la costa del Pacífico.

El volcán de Fuego despertó el domingo de una larga siesta dejando heridas en la tierra y en los cuerpos. Hasta ahora se cuentan 69 los fallecidos pero hay quien no descarta que lleguen incluso a 400 a medida que avancen las tareas de rescate. El cráter escupió tanta lava que arrasó con las aldeas y caseríos circundantes. A Inés López Hernández no le ha quedado nada. Ahora solo tiene como referencia los restos de una pared y un árbol que señalan los lugares donde quedaron enterrados sus hijos, su mamá y otros seres queridos. 

Como a muchos habitantes de El Rodeo, La Reina, San Miguel u otras aldeas de Escuintla, López Hernández se había acostumbrado a convivir con los rugidos del volcán. Sin embargo, lo del domingo pasado fue diferente. Se escucharon explosiones aciagas. De pronto, las nubes de ceniza cubrieron el cielo. Hubo que correr más rápido que la lava y el lodo que, a su paso, engullía todo con una lengua flamígera: hombres, mujeres, animales.

UN GESTO CONMOVEDOR

Se han perdido más de 1.600 viviendas. Los pueblos originarios creían que el Mictlán estaba poblado por nueve infiernos que enceguecía a los muertos con una niebla gris. Pero el domingo, el infierno no estaba a un inframundo sino en los mismos caminos que se cubrieron de lava o extendieron su calor abrasante al punto que muchos supervivientes tienen quemaduras imborrables en sus pies.

Blanca Reyes se escapó de esa hoguera en movimiento de casualidad. Atrás quedaron "los que no pudieron salir corriendo". La erupción no solo ha afectado a Escuintla. Llegó con su furia a Chimaltenango y Sacatepéquez, donde también rige la alerta roja. La ley de presupuestos obliga a declarar el "estado de calamidad" para que el Gobierno pueda destinarles dinero. La solvencia no distingue a las arcas públicas de uno de los países más pobres de Centroamérica.

El país se ha conmovido por una información de la cadena Guatevisión sobre el gesto de un niño del estremecido municipio de San Pedro Carchá. Él vende golosinas en la calle y ha decidido que las ganancias sirvan para ayudar a los supervivientes, que no pueden esperar demasiado del Gobierno.