+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

MEDIDA DE PRECAUCIÓN

Walmart retira las armas de sus tiendas en EEUU por la posibilidad de disturbios

La cadena de grandes almacenes alega preocupación ante las últimas protestas en Filadelfia tras la muerte a manos de la policía de un hombre negro

 

Logo de Walmart en uno de sus grandes almacenes en EEUU. - STEVEN SENNE (AP)

EFE
30/10/2020

La firma estadounidense Walmart, una de las cadenas de grandes almacenes mayor del mundo, ha decidido retirar de muchas de sus tiendas las armas de fuego y las municiones ante el aumento de los disturbios en el país, aseguran medios estadounidenses.

La cadena CNN explica que la firma responde con esta medida a la preocupación que han suscitado las últimas protestas y saqueos ocurridos en Filadelfia esta semana tras la muerte a manos de la Policía del joven negro Walter Wallace, en un suceso que está siendo investigado.
 
"Hemos visto algunos disturbios civiles aislados y, como hemos hecho en varias ocasiones durante los últimos años, hemos retirado nuestras armas de fuego y municiones de los estantes de ventas como medida de precaución por la seguridad de nuestros asociados y clientes", dijo Kory Lundberg, un portavoz de Walmart, en declaraciones que recogen varios medios locales.

Sí bajo petición

Aún no se ha decidido cuando se repondrán las armas en las tiendas, aunque los responsables de la firma advierten de que los clientes pueden adquirirlas bajo petición.

Walmart (WMT), considerado el minorista más grande de Estados Unidos, instituyó medidas similares en algunas de sus tiendas en junio tras las protestas a nivel nacional provocadas por la muerte de George Floyd, asegura la CNN.

La retirada de armas afecta a la mitad de sus 4.700 tiendas, según el diario 'The Washington Post', que asegura que al menos uno de sus establecimientos fue saqueado después de los disturbios tras la muerte de Walter Wallace, un hombre negro cuya familia dijo que sufría un problema de salud mental cuando fue tiroteado.