Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RESACA DEL GP DE CATAR

"Ha sido una dulce derrota",afirma Márquez sobre su estreno en el Mundial

El pentacampeón de MotoGP afirma que Michelin no le pudo dar el neumático que necesitaba y que el segundo puesto es lo máximo que podía lograr. "El ataque a 'Dovi' en la última vuelta no fue tan determinante como el del año pasado; ataque más para defenderme que otra cosa", dice el lider de Honda

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
11/03/2019

 

Les contaré. Acabado el gran premio, empezó a generarse muchííííísimo más ruido en los despachos del circuito de Losail que el que había ensordecido a los 32.252 espectadores que acudieron a este inmenso desierto de tierra, polvo y asfalto.

¿El motivo?, contaron, y era verdad, que todos los equipos (a excepción de Yamaha) se habían puesto de acuerdo para protestar y presentar una reclamación a la Comisión Técnica del Mundial, aduciendo que los pequeños alerones que la quilla de la Ducati ‘Desmosedici’ ha instalado, dirigidos hacia el neumático trasero (para direccionar el aire hacia la goma y que no se caliente tanto) es ilegal. O eso creen.

“Yo no estoy en eso”, explicó un sonriente Marc Márquez. “Yo no opino de esas cosas”, comentó Andrea Dovizioso. “¡A mí que me cuentan!”, exclamó graciosamente Cal Crutchlow, tercero y con el culo incendiado “porque, tras el accidente de Phillip Island, de octubre pasado, no puedo sentarme cómodo sobre la moto”. El caso, y lo resuelvo rápido, es que la reclamación existió, pero no les dieron la razón. Ducati ha vuelto a conseguir, reglamento técnico en mano, lograr un milagro. O algo parecido. A los demás, solo les queda imitarles. Si quieren.

“A mí hoy, en la pista, me ha ganado un piloto más rápido que yo. Y punto. Solo sé eso y a eso me agarro. Bueno, a eso y a que este segundo puesto, estos 20 puntos, me saben, casi, casi, a triunfo, a 25, a gloria, porque, que lo sepan, he tenido que montar delante un neumático medio que no me gustaba y con el que no podía pilotar como me gusta, ya que Michelin no ha traído el duro a Catar. Hemos tenido que cambiar toda la moto y yo he tenido que improvisar un pilotaje nuevo, distinto, nada Marc Márquez para sobrevivir. Así que dulce derrota”, dijo de sopetón el pentacampeón del mundo de MotoGP más joven de la historia.

Y, como se lo pidieron, lo explicó. “No había rueda dura, nos hemos visto obligados a montar la media, mi moto así, no va; mi pilotaje no se puede emplear y, por tanto, me pasé la noche rezando para que alguien ralentizase la carrera, para que no fuese una carrera a vida o muerte, rápida. Y, mira por donde, Andrea (Dovizioso) me ha regalado una carrera lenta”.

La felicidad de Marc, no nos engañemos, es muy cierta y completa pues, a esta carrera, a estos 20 puntos, se añade un circuito que no le gusta (2º en el 2018; 4º en el 2017; 3º en el 2016; 5º en el 2015 y ¡por fin!, victoria en el 2014), que la rueda ideal estaba en Clemont-Ferrand, sede de Michelin, que aún no está al 100 por 100 físicamente (aunque él diga que sí), que viene de 13 semanas de rehabilitación y de una doble operación de casi cuatro horas. Se presenta en el primer GP del año y queda a 23 milésimas, 20 centímetros a lo sumo, de Dovizioso. Éxito total, sí, y así lo celebró todo el equipo.

EL ATAQUE FINAL

Respecto a la maniobra, esta vez menos suicida que el año pasado, según relataron los propios protagonistas, Márquez contó, a mandíbula abierta, que “el año pasado si fui ¡a saco, Paco!, pero esta vez lo he intentado porque no me quería quedar con las ganas, quería responder al ‘espíritu Márquez’ y, sobre todo, porque mientras atacaba me defendía de Cal (Crutchlow) y Rins”, señaló el campeón de MotoGP. “Además, iba bien, estaba cómodo y no quería volver a casa sin haberlo intentado. Además, sabía que Andrea lo esperaba y no quería decepcionarle”. Más carcajadas. De los dos, de los dos.

Y, sí, sí, Dovizioso, que suele estar bastante de acuerdo con Márquez, reconoció que “cuando tienes detrás a Marc y afrontas la última vuelta sabes, no dudas, que lo intentará. Pero, sí, esta vez estaba más preparado que nunca para responder a ese ataque”. ‘Dovi’ siguió elogiando a Márquez, como siempre. "Marc se encuentra cómodo, feliz, en el cuerpo a cuerpo. Le encanta las carreras así. Es más, los demás cuando frenamos fuerte, muy fuerte, en pistas tan poco fiables como esta de Catar, nos sentimos incómodos, dudamos mucho. Marc, no, Marc se siente cómodo en esas situaciones, no tiene miedo y, claro, siempre lo intenta. Su atrevimiento es de admirar”.

Alguien le preguntó a Márquez si había perdido por el motor de su Honda, por su falta de potencia o aceleración en la recta final. “!Que va! ¡que va!, todo lo contrario, ¡he ganado el segundo puesto! por mi motor, pues ha sido el propulsor quien ha puesto todo de su parte para que no se notase que llevaba la rueda inadecuada delante y que no estaba pilotando como Marc Márquez”.