Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

GRAN PREMIO DE JAPÓN

Martin, líder del Mundial de Moto3, se entrena con los profesionales de sumo

El joven piloto madrileño, de 20 años, aventaja a Bezzecchi en 26 puntos y a Di Giannantonio en 29, a falta de cuatro carreras. "He podido comprobar que estos tios son de acero y llevan una vida muy sacrificada", señala el favorito al título mundial.

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
18/10/2018

 

El Mundial de motociclismo, que este fin de semana afronta el primero gran premio del triplete (Japón, Australia y Malasia), tiene tres grandes favoritos para llevarse los títulos mundiales. El catalán Marc Márquez (Honda) contará ya, en Motegi, este domingo, con la primera ‘pelota de partido’ para renovar su título de MotoGP. El madrileño Jorge Martin (Honda), que supera en 26 puntos al italiano Marc Bezzecchi (KTM) y en 29 a su compatriota Fabio Di Giannantonio (Honda), tendrá que pelear muy duro para demostrar que su lesión en la mano izquierda, la del embrague, no le afecta para seguir mandando en Moto3. Y, por último, el italiano Francesco Bagnaia (Kalex) deberá confirmar su dominio en Moto2.

Martin, de 20 años, que ha mejorado mucho de su mano herida, la que le obligó a emplear un guante biónico, que le estiraba los dedos hacia atrás con unas gomas en Tailandia, se ha estado entrenando estos días, medio en broma, medio en serio, con los mejores luchadores de sumo de Japón en la Tokyo Arashio Heya, la única escuela de formación que existe en la capital japonesa.

Martin no fue solo al lugar de entrenamiento de estos grandes ídolos de la afición japonesa, pues estuvo acompañado del japonés Takaaki Nakagami, piloto de Honda en la categoría de MotoGP, y del italiano Franco Morbidelli, también piloto de la casa alada en la máxima cilindrada. Pese a que el instructor de los luchadores les pidió, por favor, que apretasen firme en sus ejercicios con los especialista de sumo, lo cierto es que ni siquiera con todas sus fuerzas unidas pudieron mover al deportista un palmo del suelo, mientras ellos los desplazaban como si fuesen plumas fuera del ring.

TODO MÚSCULO, NADA GRASA


“Por todo lo que hemos visto, por todo lo que nos han contado y por la tremenda fuerza física que atesora, la verdad es que me parece un deporte sumamente sacrificado y muy, muy, exigente tanto en el régimen de comidas como de comportamiento y entrenamiento”, explicó Martin, que empieza a ser muy optimista de cara a la carrera del domingo en Motegi. “Estábamos en Tokio y la organización del gran premio nos ofreció la posibilidad de estar un día entero con ellos y no podíamos decir que no, pues ha sido una visita fantástica, descubriendo cosas que, si no hubiésemos venido, jamás sabríamos, sobre todo que estos tíos son de acero, nada de grasa”, señaló el piloto madrileño de Honda, ganador de seis grandes premios esta temporada. Catar, EEUU, Italia, Holanda, Alemania y, recientemente, Aragón.

“Los tres hemos intentado mover a los luchadores, pero ha sido totalmente imposible”, reconocía Nakagami, quien, pese a ser japonés, nunca había convivido con luchadores de sumo “lo que me provoca una gran alegría”. Para Nakagami “intentar mover, empujar, a estos hombres tan fuertes, es como tratar de tirar un muro, imposible. Ellos, sin embargo, han hecho con nosotros lo que han querido. Son puro músculo, nada de grasar, desde luego. Fuerza total”.

MARTÍN, MUY ESPERANZADO

Los pilotos compartieron con los luchadores una de sus múltiples comidas diarias, especialmente el conocido ‘chenkonabe’, una receta de verduras y ternera. “Lo que me fascina es la pasión con la que viven su deporte, su profesión y, también, el ritual con el que preceden todo el entrenamiento y sus largas sesiones físicas”, señaló Morbidelli, también encantado de haber convivido con un tipo de deportista que solo existe en Japón y algunos otros países asiáticos.

Metidos ya en el Mundial, Martin aseguró que, a falta de cuatro carreras, es decir, 100 puntos, los 26 puntos de ventaja que le lleva a Bezzecchi y los 29 a ‘Digia’ “no son suficientes para sacar la calculadora en carrera y contar, así que, como hice desde el primer día, voy a salir a ganar en Motegi y Phillip Island (Australia) y, luego, ya veremos qué pasa”. Martin ha sumado ya cuatro ceros (Jerez, Le Mans, Barcelona y Brno), no siempre por su culpa, al igual que le ocurre a Bezzecchi (Le Mans, Assen, Misano y Thailandia). “Yo creo que un cero más eliminaría de la carrera por el título al que lo sufriera”, indica el joven madrileño, que, el próximo año, dará el salto a Moto2.

Las noticias más...