Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

FIN DEL PRIMER TEST DE MOTOGP

Petrucci lidera el dominio aplastante de la armada Ducati en Malasia

'Petrux', Bagnaia, Miller y Dovizioso demuestran el extraordinario poder de la nueva 'Desmosedici' en el último día de ensayos de Sepang. Márquez, resentido aún de su hombro izquierdo, concluyó en 11ª posición, justo detrás Rossi, que el sábado que viene cumplirá 40 años

EMILIO PÉREZ DE ROZAS
08/02/2019

 

Iban preparándose para la gran demostración del último día. Iban trabajan, como todos, en sus cosas. Sus declaraciones eran muy discretas y no les importaba el orden en que terminaban los entrenamientos, ni del miércoles ni del jueves, en los que ninguno de sus pilotos oficiales fueron líderes o virtuales ‘poleman’. Pero cuando llegó la hora de la verdad, el último día, la armada roja de Ducati apareció en masa. Los rojos han hecho hoy toda una exhibición del poder que se les supone y del papel de favoritos en las primeras carreras (y para el título, claro) que tendrán, al menos, mientras se recuperan de sus operaciones los tres pilotos oficiales de la campeona Honda: Marc Márquez, Cal Crutchlow y Jorge Lorenzo.

El italiano Danilo Petrucci, sustituto de Lorenzo en el equipo oficial Mission Winnow Ducati, ha roto hoy, a primera hora de la mañana, el récord del tricampeón mallorquín de MotoGP, que era de 1.58.830 minutos. ‘Petrux paró el crono en 1.58.239, en la vuelta 10 de las 56 que dio a lo largo de toda la jornada. Tras Petrucci, toda la armada italiana: un pletórico sorprendente Francesco Bagnaia (1.58.302), tremendo piloto; el siempre agresivo australiano Jack Miller (1.58.366), que ya cuenta con una Ducati-2019 y, cerrando la demostración de poder, el subcampeón de los dos últimos años, Andrea Dovizioso, con 1.58.538, realizado con nuevos apéndices aerodinámicos, que parecen pegar mejor su moto a la pista.

Ni que decir tiene que ni los pilotos ni los responsables del ‘team’ italiano han lanzado las campanas al vuelo. Todo lo contrario. Ya saben, es el primer test, es la primera cita, estamos trabajando en mejorar la moto del año pasado, estamos contentos, pero hay que esperar a las carreras de verdad. Y sí, todo se resume en las palabras de ‘Dovi’: “Hemos decidido trabajar todos en equipo, especialmente Danilo y yo, y eso, sin duda, repercute en el buen desarrollo de la moto, en la mejora de todos sus puntos, en ir probando cada uno una cosa y en reforzar el extraordinario trabajo que hace el equipo de pruebas, liderado por Michel Pirro, que nos permite trabajar en los entrenamientos oficiales con el material ya seleccionado por él”. Y, sí, están encantados con su moto.

La verdad es que, pese a la demostración de Ducati, todos los equipos tienen de qué congratularse. Ahí está Maverick Viñales y su Yamaha en el puesto quinto, tras haber sido el más rápido el jueves y pensar, en efecto, “que la moto se adapta cada vez mejor a mi pilotaje”. O el propio Rossi al asegurar que “estamos dando pasos en la buena dirección, pero aún estamos lejos de los mejores”. Ya no les cuento el tremendo Aleix Espargaró, mientras se recupera Andrea Iannone de la infección que sufre en la boca, líder de Aprilia. “Estoy empujando, pero queda mucho; hemos dado un paso grande con respecto al año pasado, pero necesitamos dos más para competir con el resto y debemos intentarlo”, dijo el mayor de los Espargaró, que ha terminado séptimo.

Y, por lo que respecta al heptacampeón Marc Márquez, siguió con sus ensayos, pero en ningún momento pudo forzar como para poder o querer escalar en la tabla de tiempos “pues nunca, ni siquiera el primer día, cuando alcanzó la ‘pole’ provisional, era nuestra intención”, señalaron fuentes del equipo. Márquez, que ayer debió parar porque le dolía el hombro izquierdo, ha seguido hoy con todo su programa y, finalmente, ha concluido en la 11ª posición (1.59.170), justo detrás de Rossi (10º, 1.59.155) y por delante de Àlex Rins (Suzuki, 12º, 1.59.180) .

Crutchlow, que llevaba tres meses sin subirse a la moto, salvó la vida en un tremendo accidente protagonizado en el GP de Australia y tuvo que sufrir una operación tremenda en un hospital de Melbourne en su pie derecho, estuvo siempre activo y en los puestos de arriba, demostrando que la nueva Honda RC213V es una buena moto, compartiendo la idea mostrada por el pentacampeón de Cervera (Lleida), que asegura que “es una moto amiga, evolución de la del año pasado, pues cuando algo funciona mejor no tocar y solo mejorarlo en los puntos que no eran perfectos”.

Todo el mundo considera que el cambio de un año a otro ha sido terrible, tremendo, enorme pues, el pasado año, solo Jorge Lorenzo (Ducati) pudo rodar en 1.58 en Sepang y hoy lo han conseguido seis pilotos con tres motos distintas: Petrucci, Bagnaia, Miller, Dovizioso, Viñales y Crutchlow.

LAS EXPLICACIONES DE MÁRQUEZ

Es verdad que los tiempos en esta última jornada de entrenamientos han sido muy veloces por parte de muchos pilotos. Márquez tiene, en ese sentido, una explicación fácil de entender. "Hemos probado en una pista y en unas condiciones, no solo ideales, sino que jamás nos vamos a encontrar en todo el campeonato. Hoy pusieses lo que pusieses, la moto era rápida, te salía el crono. Yo no he peleado por él porque no era mi misión, no quería caerme y, además, he hecho el esfuerzo de llegar hasta aquí para probar todo el material, que era mucho, muchísimo, que Honda, que ha trabajado durísimo este invierno, ha puesto a nuestra disposición. Y, al no estar Jorge (Lorenzo) y Cal (Cruytchlow) salir de una grave lesión, lo importante era emplear las vueltas en probar todo lo gordo. Y así lo he hecho".

Cuando Márquez señala que, posiblemente, los cronos obtenidos pueden llevar a engaño, se refiere a que "no ha llovido en los tres días, cosa extraña en Malasia; no han corrido las motos de Moto3 y Moto2, que siempre nos dejan la pista en unas condiciones difíciles; Michelin ha traído un neumático superblando que iba muy bien y, finalmente, la pista tenía mucha goma y el agarre era terrible. Insisto, condiciones insólitas", terminó diciendo Márquez, que se mostró sumamente contento de haber alcanzado todos los objetivos que se había planteado cuando, el 5 de diciembre, salió del quirófano tras la doble intervención en su hombro izquierdo.

PETRUCCI, FELIZ PERO SERENO

Respecto al gran triunfador de la jornada, Danilo Petrucci, hay que decir que es la modestia personificada. No piensa sacar pecho porque sabe, tal vez, en las condiciones que ha logrado el crono. Como señala Márquez, "la Ducati, a una vuelta, es una bala, pero yo me he fijado, por ejemplo, en el buen ritmo de Maverick Viñales". Lo que sí tiene claro 'Petrux' es que su llegada al equipo oficial de Ducati generaba, a ciertos sectores de la crítica, sus dudas. Bueno, pues ya no las hay.

"MotoGP es otra cosa, es otro mundo, aquí hay diez pilotos que pueden subirse al podio y, según cómo se plantee la carrera, según como sea el trazado, hasta ganar. Yo lo que quiero, en un primer estadio de mi presencia en el equipo oficial de Ducati, es progresar, mejorar día a día y, sobre todo, ayudar a Andrea (Dovizioso), que me está ayudando mucho, mucho, a introducirme en las maneras de trabajar en una escuderia oficial, así que este crono me lo tomo como una recompensa a mi trabajo, pero esto aún no ha empezado", dijo orgulloso, pero con la boca pequeña, el gigantón italiano.

Las noticias más...