+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El 'Hombre Milagro' de la hípica

El jinete británico William Fox-Pitt triunfa en concurso completo 10 meses después de estar dos semanas en coma inducido por una caída

 

Fox-Pitt, con sombrero, a lomos de Chilli Morning. - AP / JOHN LOCHER

JOAN CARLES ARMENGOL
08/08/2016

Se ha ganado el sobrenombre con toda justicia. 'The Miracle Man',le llaman en el mundo de la hípica. Pasó de la muerte clínica a liderar la prueba de concurso completo en los Juegos de Río. Todo un milagro, ciertamente.

Se diría que acudir a una competición del calado y la exigencia de unos Juegos no es la mejor manera de pasar la semana para una persona convaleciente, pero William Fox-Pitt, el hombre milagro de los deportes ecuestres, es lo que está haciendo estos días a lomos de Chilli Morning, su montura de  16 años. Él tiene 47 y una larga historia olímpica detrás, ya que los de Río son sus quintos JJOO. Atesora dos platas y un bronce en el concurso completo por equipos, con Gran Bretaña, pero ahora es incluso más ambicioso y quiere la medalla -si puede ser, por fin, un oro- en la prueba individual.


Nada especial, dentro de la excelencia, si no fuera porque el jinete británico se debatía hace 10 meses entre la vida y la muerte en un hospital de Francia. En octubre del 2015 sufrió una caída de su caballo que le produjo severas lesiones en la cabeza y le llevó a estar dos semanas en coma inducido. Los doctores dudaban de que pudiera salir con vida.

CASI CIEGO


Pero el hombre milagro se recuperó poco a poco y protagonizó otro milagro, una rehabilitación rápida. "Recibí un montón de ayuda y vi a más expertos de los nunca hubiera deseado. Fue una suerte que me pudiera recuperar y estar ahora aquí en Río", asegura Fox-Pitt. Pero tampoco la rehabilitación fue fácil.

Pasó de estar casi ciego a tener problemas de doble visión. "Cuando volví a saltar veía dos obstáculos en vez de uno. Ha sido un largo camino, pero recibí mucha ayuda. Mentalmente me sentí muy cansado, probablemente aún lo estoy, me siento como si estuviera despertando lentamente", asegura el jinete británico, que después de dos días de concurso completo (los dedicados a la doma) sigue en el primer puesto de la prueba considerada como el triatlón de los deportes ecuestres.

SIN CASCO Y CON SOMBRERO DE COPA


Pese al accidente del pasado mes de octubre y a las secuelas, el caballero nacido en Londres y residente en Sturminster Newton(donde regenta con su familia, mujer y cuatro hijos, un club de hípica, entre otros negocios), sigue luciendo en la cabeza un sombrero de copa en vez de un casco protector. "Siempre los llevo en la prueba de doma, lo he hecho durante 33 años. Y no llevaré casco a menos que cambien las reglas y me obliguen", asegura el orgulloso y valiente jinete.

Y en Río, Fox-Pitt busca tener un plácido despertar del sueño (literalmente) y proseguir con su excelente carrera, trufada de éxitos y de algún que otro disgusto. Fue número 1 de concurso completo en el 2002, en el 2011 ganó por sexta vez los Burghley Horse Trials (nadie más lo ha hecho) e incluso fue instructor de la cantante Madonna, a quien le transmitió la pasión por los caballos.

Entre los disgustos, el sacrificio en 1992 de su caballo Briarlands Pippin tras una caída en el campo a través de Badminton Horse Trials. "Fue un momento terrible. La sensación de pérdida y el sentimiento de que has dejado caer al caballo te deja una sensación de vacío enorme". Ni el hombre milagro pudo hacer nada entonces por su montura.