+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

en positivo

Bienvenido Mister Marshall

 

No es la primera vez que uso el título de la película de Berlanga para introducir mi columna. Es lo primero me viene a la cabeza cuando llega un importante séquito a la ciudad, con amplia repercusión mediática y tanta capacidad de poder dar solución a problemas que llevan mucho tiempo pendientes y esperas que anuncien alguna medida que permita cumplir alguna de tantas promesas incumplidas o den una explicación. No era la primera vez que veíamos una foto de familia ibérica similar en la Alcazaba. Recuerdo muy bien la foto de familia de la Cumbre Ibérica del 2006 en Badajoz. En ella los presidentes de los Gobiernos de España y Portugal se reafirmaron en sus compromisos de la Cumbre Ibérica de Figueira da Foz que el AVE Madrid-Lisboa circularía por nuestras tierras en el 2010.

En declaraciones fuera de la Cumbre el Presidente del Gobierno Español, Rodríguez Zapatero, reafirmó un programa de inversiones en la ciudad que incluían la Plataforma Logística, el Parador de Turismo, las autovías de Badajoz- Cáceres, entre otras. También en el 2006 se comprometieron en un acuerdo las administraciones local, autonómica y nacional en invertir 12 millones de euros en la rehabilitación de la Alcazaba. La siguiente Cumbre Ibérica a la de Badajoz se celebró en Braga en el 2008 y en ella se decidió crear un Centro Tecnológico Ibérico de Nanotecnología en Braga, que comenzó su actividad en el 2011 y un Centro Ibérico de Energías Renovables y Eficiencia Energética en Badajoz, que todavía está esperando que alguien diga algo. Podíamos seguir con mil promesas pendientes.

Por no extendernos mucho y estar tan próximo al acto, en los presupuestos vigentes, que cuelgan desde hace 3 años hay una partida para unas pequeñas actuaciones en la Alcazaba. Se han prorrogado 3 años estos presupuestos y parece que no ha habido tiempo para licitarlas, y ahora la culpa la tendrá el coronavirus. Pues eso, como en Bienvenidos Mister Marshall, pasan las autoridades y nadie dice nada. Al menos en la película, que no tiene desperdicio, Pepe Isbert decía aquello de «Como alcalde vuestro que soy os debo una explicación y esta explicación que os debo os la voy a pagar», aunque nunca terminaba de dar esas explicaciones que se deben. Siempre nos queda la esperanza que en la próxima cumbre que será en Guarda este año tengamos la explicación y sobre todo la compensación de tantas promesas incumplidas.