+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

en positivo

Buenas noticias

 

Aunque vivamos momentos de grandes incertidumbres y negros nubarrones, siempre después de la tormenta viene la calma y tras las lluvias las cosechas. Estas dos crisis que nos han llegado tan seguidas puede llevarnos a pensar que no hay dos sin tres y que lo peor está por llegar. Pero no es la primera, ni la segunda, ni la tercera crisis que ha vivido el mundo, y el mundo ha continuado. El daño, o daños, causado es irreversible y especialmente para aquellos que la han sufrido con el fallecimiento de familiares o enfermedades traumáticas, eso es irreversible e irreparable, pero precisamente por eso no debemos permitir que pase sin que podamos sacar los aspectos más positivos. Dejando aparte los efectos de la crisis sanitaria, la crisis es una situación de tránsito llena de incertidumbres en la que se visualiza más el efecto destructor que el de creación que avanzan en paralelo. Shumpeter acuñó este proceso como de destrucción creativa y Bertolt Brecht lo definió como «cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer».

Para muchos las principales consecuencias de la actual crisis han sido la aceleración del proceso de transformación tecnológica y, especialmente, digital, la revalorización y sensibilización de la salud y la importancia de nuestros mayores, asumir que la incertidumbre es una realidad inevitable, valorar la importancia del respeto a la naturaleza y la transformación ecológica, tomar conciencia de la necesidad de la seguridad en los abastecimientos y la reindustrialización, y otros temas que estamos asimilando para la nueva etapa que nos espera y que ya veremos como se materializa, y si hemos aprendido lecciones o seguiremos tropezando en las mismas piedras.

Pero en nuestra proximidad regional hay buenas noticias muy concretas que no debemos dejar pasar. Ha sido una buena noticia que el Grupo Cristian Lay se haya quedado con el Grupo Gallardo, el otro gran grupo industrial de la región. Ha sido una buena noticia que la empresa extremeña Pago de las Ecomiendas sea el nuevo propietario del Hotel Monasterio de Rocamador y anuncie que el próximo año estará ya abierto. Es una buena noticia que tras muchos meses de tramites el nuevo Matadero de Ibérico de Zafra haya iniciado ya las obras. Es una buena noticia que el Complejo de Valdecañas no se destruya, con lo que ello supone de costes económicos, sociales y de imagen de la región y que pueda ser un modelo para otros proyectos similares con una legislación que lo permita. Es una buena noticia que en Portugal se hayan ya licitado los concurso pendientes del tren para que la nueva conexión con Lisboa sea una realidad en pocos años, y así podemos continuar con muchas buenas noticias que nos permiten vislumbrar que el futuro existe, y que en construirlo deberíamos gastar las energías, y no en seguir manteniendo lo que no se puede sostener. Hay muchas buenas noticias y más que deberíamos hacer posibles. 

(*) Economista.