+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Impactó contra la atmósfera a 120.000 kilómetros por hora

Una bola de fuego de fragmento de asteroide se extingue en Valencia de Mombuey

 

EFE
22/02/2016

El observatorio de La Hita, ubicado en La Puebla de Almoradiel (Toledo), ha registrado el fin de semana una "espectacular" bola de fuego producida por la desintegración de un fragmento de asteroide, que impactó contra la atmósfera a 120.000 kilómetros por hora y se extinguió sobre la vertical de Valencia de Mombuey (Badajoz).

A las 3.42 horas del domingo 21 de febrero la bola de fuego cruzó el cielo del sur del país, lo que fue recogido por los detectores que la Universidad de Huelva tiene en La Hita y en otros observatorios, según ha informado el observatorio toledano.

Una roca procedente de un asteroide impactó contra la atmósfera terrestre a una velocidad de unos 120.000 kilómetros por hora, según el análisis preliminar llevado a cabo por el profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva).

Este choque provocó que su temperatura superase rápidamente los dos mil grados centígrados y se generara una "brillante bola de fuego" que se inició a una altitud de unos cien kilómetros sobre la vertical de la localidad de Jerez de los Caballeros (Badajoz).

Desde ese punto, la bola de fuego avanzó en dirección suroeste mientras iba perdiendo altura, penetró en la atmósfera hasta alcanzar una altitud de 42 kilómetros y se extinguió cerca de la frontera con Portugal, sobre la vertical de Valencia del Mombuey (Badajoz).

El observatorio de La Hita ha añadido que dos días antes, a las 20:06 del 19 de febrero, numerosas personas pudieron ver desde el sur y el centro del país otra espectacular bola de fuego que cruzaba el cielo en dirección sur.

Este fenómeno también fue registrado por los detectores de La Hita aunque no guarda relación con el registrado en la madrugada del día 21, ya que se inició sobre el mar Mediterráneo y se extinguió sobre el norte de Marruecos.