+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

LA JUNTA REFRENDA EL CAMBIO DE DENOMINACIÓN EN CONSEJO DE GOBIERNO

Guadiana deja de ser del Caudillo

Ya contaba con la aprobación del ayuntamiento, ahora lo refrenda la administración autonómica y será efectivo cuando se inscriba en el Registro de Entidades Locales y sea publicado por el BOE

 

Vestigios 8 Retirada del escudo y la placa franquista en octubre pasado. - S. GARCÍA

REDACCIÓN prov-badajoz@extremadura.elperiodico.com BADAJOZ
29/01/2020

Un paso más para que el municipio de Guadiana del Caudillo pase a denominarse Guadiana a secas. El consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobó ayer el cambio de denominación del municipio después de que el gobierno local, ahora en manos del PSOE, comenzase el proceso en cumplimiento de un compromiso del programa socialista, así como la eliminación de los vestigios, que también ha acometido.

El Ayuntamiento de Guadiana, en la sesión del pleno celebrada el 23 de julio de 2019, inició el procedimiento para cambiar la denominación originaria por Guadiana, para cumplir lo establecido en la Ley 52/2007, de 26 diciembre de Memoria Histórica, por la que se aprobaron medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura.

El cambio de denominación será efectivo una vez se anote en el Registro de Entidades Locales de la Administración del Estado y se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE), así como en el Diario Oficial de Extremadura (DOE). Ocurrirá en los próximos días.

El pasado 9 de octubre, el Ayuntamiento de Guadiana procedió a retirar la placa franquista conmemorativa de la fundación de esta localidad en 1951 y el escudo también del régimen franquista, que el anterior equipo de gobierno local, encabezado por el popular (ahora de Vox) Antonio Pozo, se empeñó en mantener.

El proceso se inició tras la sentencia del Tribuna Superior de Justicia de Extremadura del pasado 10 de septiembre, en la que se daba la razón a la demanda presentada por el PSOE cuando estaba en la oposición, contra la moción promovida por el entonces ayuntamiento del PP para conservar los símbolos franquistas.

El caso llegó al Tribunal Supremo, que lo remitió de nuevo al alto tribunal extremeño. Para retirarlo se tuvo que usar maquinaria especial debido al peso del escudo del águila que coronaba la fachada del Ayuntamiento. El proceso fue seguido por numerosos vecinos.