+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

REAPERTURA DE LAS INSTALACIONES

Los menús más solidarios

El comedor social Padre Cristóbal volvió a su actividad el pasado lunes para servir comidas a las más de 30 personas que acuden a diario al centro, en el que se han implantado medidas frente al covid-19

 

Voluntarios en el comedor social que colaboran de forma altruista para prestar los servicios en el centro emeritense. - EL PERIÓDICO

David Cerrato
13/07/2020

«Vamos recuperando la normalidad, aunque aún faltan servicios que ofrecer». Así se expresa África Reseco, trabajadora social del comedor social Padre Cristóbal, que abrió de nuevo sus puertas el pasado lunes, por lo que ya disponen del servicio de comidas para atender a unos 30 usuarios al día. La media de personas que asisten a estas instalaciones es ahora algo más baja, al igual que ha disminuido el personal voluntario, debido a la crisis generada por la pandemia del coronavirus, ya que la mayoría de los voluntarios y usuarios pertenecen a una franja de edad con alto factor de riesgo frente al covid-19.

Según informa Reseco, se han implantado todas las medidas higiénico-sanitarias y de seguridad: «Las comidas se hacen en mesas de dos personas como máximo separadas por un mínimo de un metro y medio de distancia entre ellas y hacia otras mesas». También comenta que «se sustituyeron las bandejas de metal por unas de plástico que son más seguras a la hora de su desinfección».

La trabajadora social espera que «poco a poco» se vaya recuperando la normalidad en el comedor social, además de subrayar que al producirse hace poco la reapertura «aún hay usuarios habituales que no saben que ya estamos dando el servicio». Lo que aún no está disponible, ni pueden dar una fecha aproximada de cuándo estará operativo, es el servicio de duchas que suelen ofrecer dos días a la semana. Este servicio debe tener unas condiciones especiales, las cuales por falta de medios «no podemos satisfacerlas en estos momentos».

Sobre el voluntariado, Reseco apunta que mantienen «una plantilla con grupos de cuatro o cinco voluntarios que van rotando en diferentes puestos» y hace un llamamiento a los emeritenses, ya que «toda implicación será bien recibida y nunca diremos que no a ningún tipo de ayuda que nos ofrezcan o nos entreguen».

El horario de comidas comienza a las 12.45 horas y cuando finaliza este servicio se entrega a cada usuario una bolsa con la cena antes de que abandonen las instalaciones. Actualmente solo tienen un turno de comidas, pero no descartan hacer varios si fuese necesario y aumentasen los usuarios que necesitan este servicio. El comedor social se mantiene con las aportaciones de los socios, las donaciones de particulares, entidades y colectivos como las cofradías, y también de la ayuda municipal.