+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

PRESENTADO EL PROYECTO PEPO EN ALMENDRALEJO

Perros adiestrados protegerán a víctimas de violencia de género

 

Perros adiestrados protegerán a víctimas de violencia de género -

Rodrigo Morán
21/11/2020

El proyecto Pepo, cuyo origen está en Madrid, aterriza en Almendralejo. Se trata de un proyecto que trabaja con perros adiestrados que se convierten en protectores de víctimas de violencia de género y que permite a muchas mujeres volver a reinsertarse en la sociedad con una vida absolutamente normal. Dicho proyecto se ha presentado en el ayuntamiento como una de las iniciativas de la concejalía de Igualdad con motivo del 25 de noviembre, día internacional para erradicar la violencia de género.

Juan Trigo, un almendralejense que lleva muchos años en Madrid, ha sido el encargado de traer a su ciudad este proyecto de la mano de Tatiana, que fue víctima de violencia de género durante 17 años y es usuaria de Pepo. «El plan se basa en aportarle a la víctima una estabilidad y poder hacer una vida normal. Se ofrecen cursos para ser más libres. Desde el minuto uno, la usuaria ha de hacerse cargo del animal y eso ya aporta un beneficio psicológico de poder salir a la calle con libertad. Es un proyecto que te lleva a volver a hacer cosas e, incluso, a recuperar ese interés por tu vida laboral», dice Tatiana, que asegura que «yo soy una mujer nueva».

Trigo es formador de este tipo de perros especializados. «Muchas mujeres vienen al proyecto con ese estigma de que las han anulado psicológicamente y piensan que ya no valen para nada. Nosotros tratamos de volver a empoderarlas. Les damos clases de defensa personal, talleres y charlas psicológicas. Basamos gran parte de nuestra estrategia en el instinto de protección del animal». Juan acalara que «no hablamos de un perro agresor, sino protector». De hecho, estos perros van dotados con un bozal de impacto para proteger tanto al agresor como al propio perro. Llevan una placa que aturde al agresor y da tiempo a una posible usuaria a llamar a las fuerzas de seguridad en caso de urgencia.

La particularidad del proyecto es que precisa de que las ciudades dónde se pone en marcha se involucren con la modificación de las ordenanzas municipales, ya que requieren de permisos para que las usuarias puedan entrar en establecimientos públicos acompañadas de sus perros, al ser animales asistenciales.

Tatiana y Juan han presentado el proyecto en el consistorio, pero tienen la intención de presentarlo a todas aquellas personas que quieran conocerlo de primera mano. Por ello han elaborado un taller el próximo 27 de noviembre en el centro cívico, a partir de las 18.00 horas, para dar a conocer todos los detalles.