+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Ganaron el tramo cronometrado Nico Montero y María Pujol

La Ruta Cicloturista Jamón de Monesterio reunió a 200 participantes

Hubo premios en forma de paletillas ibéricas para los cinco clubes más numerosos

 

El concejal de deportes haciendo entrega al equipo de Zafra. - RAFAEL MOLINA

RAFAEL MOLINA
MONESTERIO

27/08/2019

Llegados desde prácticamente toda la geografía nacional, doscientos ciclistas participaron en la décima edición de la Ruta Jamón de Monesterio, que organiza el club local Corona Chica, Piñón Grande, junto al Ayuntamiento de Monesterio, dentro de las actividades deportivas para la promoción de la localidad, a través de sus productos ibéricos.

La prueba repitió recorrido con respecto a la edición anterior, con 85 kilómetros, por carreteras de la comarca de Tentudía, y un desnivel aproximado de 1.400 metros. Aunque se trata de una prueba no competitiva, este año la organización innovó con la entrega de dos premios, (masculina y femenina), en un tramo cronometrado, a mitad del recorrido. La zona de salida y meta estuvo situada en las inmediaciones de la piscina municipal, en cuyas instalaciones se sirvió una comida de hermandad entre todos los asistentes.

Objetivo cumplido

Florencio Calderón, miembro directivo del club organizador, mostró su satisfacción por haberse “cumplido los objetivos de promoción, convivencia y deporte”. Además destacó la “ausencia de incidentes”, y la “grata sorpresa” que para los participantes es recibir jamón loncheado en la bolsa del ciclista, bocadillo de jamón en el avituallamiento, e incluso disponer de un cortador de jamón durante el almuerzo.

El acto de entrega de premios contó con la presencia del concejal de deportes, Francisco Javier Granadero, así como de las  concejalas de cultura, Loli Vargas y turismo, Amalia Sánchez. Los ganadores del tramo competitivo fueron Nico Montero, del club Corona Chica Piñón Grande, de Monesterio y María Pujol, de  Zambruno Bikes, de Sevilla.  Felipe Hidalgo, de 79 años, de la Asociación Ciclista de Zafra, se hizo con el trofeo al corredor más veterano, y Hugo Ceberino, de Quintana de la Serena, con 15 años, fue el ciclista más joven de la ruta. Además la organización entregó paletillas ibéricas a los cinco clubes con mayor número de participantes, que fueron a parar a Zafra, Almendralejo, Sevilla, La Garrovilla y Jerez de los Caballeros. 

La organización quiso destacar «la labor y el trabajo» de todos los socios del club, así como el patrocinio de la Diputación Provincial de Badajoz y el Ayuntamiento de Monesterio, esta última entidad, «volcada» con el desarrollo de la ruta, por formar parte de sus actividades de promoción gastronómica, así como a Cruz Roja, y a la veintena de empresas colaboradoras.