+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

la justicia da la razón a los recursos presentados por el grupo socialista

El Supremo anula la subida de las tasas de agua aprobadas en 2016

 

Fachada del local de Socamex. - R. M.

Rodrigo Morán
24/06/2020

El Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad de las subidas de las tasas referentes al servicio de aguas en Almendralejo que fue aprobada por el gobierno municipal del Partido Popular en el año 2016. En concreto, se confirma la nulidad de las tasas por la prestación del servicio de suministro de agua potable, de alcantarillado, de depuración de aguas residuales y de limpieza y extracción de acometidas, carteles y pintadas. Esta sentencia del Supremo contra la subida del agua aprobada por el ayuntamiento en su día y de la que salió beneficiada la empresa adjudicataria del contrato, Socamex, podría dar lugar a la devolución de los importes cobrados de más a los ciudadanos desde 2017.

El Supremo ha dictado cuatro sentencias desestimando los recursos de casación planteados por Socamex contra las sentencias que ya en su día emitió el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura que anulaba las subidas de las tasas de agua por ser contraria a derechos de las ordenanzas municipales. El tribunal afirma que las sentencias recurridas se basaron en la falta de prueba del incremento del coste del servicio por parte de Socamex, «entre otras razones, debido a la extraña reunión en un sólo contrato de tres servicios públicos adjudicados a Socamex, a los que se añade otro cuarto que se presta de modo informal, sin acreditación alguna de su fuente de obligación».

La subida del agua ha enfrentado las posturas de los grupos PSOE y PP en los últimos años. El grupo socialista inició una serie de recursos que, finalmente, han terminado prosperando para impedir la subida del agua. Esta subida llegó a sobrepasar el 23 por ciento, una cifra que era superior a la estimada por la subida del IPC y de los gastos extraordinarios que planteó Socamex.
En las sentencias anteriores, la justicia apuntaba a que «no existía el estudio de costes con el contenido preciso para determinar si procede aumentar en cada anualidad, desde el 2011, las tarifas del año anterior». El Supremo ha tumbado la subida.