+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Atrapados en Ucrania con un bebé

 

Pilar Martín con su bebé. - EL PERIÓDICO

Fernando León Rejas
28/03/2020

«Estamos retenidos en Kiev en contra de nuestra de voluntad y no podemos regresar a nuestro país», manifiestan Pilar Martín, de Badajoz, y su marido, Andrés Rebollo, cacereño, que permanecen atrapados en Kiev, capital de Ucrania, sin poder salir con su bebé, un niño de 3,6 kilos que nació por gestación subrogada en Kiev, el pasado día 9 de marzo.

Éste es uno más de los flecos abiertos por esta crisis por el covid-19, que no se acaban. Pilar y Andrés, «y otras 20 familias españolas que se encuentran en nuestra misma situación», piden que intervenga el Ministerio de Exteriores: «Para que podamos volver a casa sanos y salvos, tanto nosotros como nuestros hijos», afirman reiterando la llamada que hacen en un comunicado que han hecho público.

La joven pareja de extremeños llegó a Kiev el 8 de marzo; el 9 nació el bebé, que se encuentra bien y con ellos, pero desde entonces no pueden regresar a España con su hijo, «porque la embajada española no nos facilita un salvoconducto y las administraciones ucranianas permanecen cerradas por el estado de alerta que han decretado por el coronavirus».

Ellos residen ahora en un apartahotel de la propia clínica donde se ha desarrollado el proceso, según cuentan. «Otros están en apartamentos, en hoteles, o donde pueden», dicen. Desde él responden a las preguntas de este diario por teléfono. Aseguran que están bien, cumpliendo las medidas de higiene y prevención, ellos y su hijo.

Cuenta Pilar Martín: «Hemos logrado tener a nuestro bebé después de un largo proceso, pues no lo puede hacer todo el mundo, hay que acreditar que se está casada y la imposibilidad de tener hijos de forma natural, y ahora la crisis sanitaria nos ha cogido en medio».

Desde el 8 de marzo

Llegaron a Kiev el 8 de marzo. Aún no se había decretado el estado de alarma en España pero estando allí, «se decretó un estado de alerta similar al de alarma en España, de forma que cerraron todas las administraciones y no se pueden realizar trámites administrativos».

La pareja y las otras 20 familias se han dirigido a la embajada, pero ésta «ha parado los trámites presenciales». Señala Pilar que el Gobierno estableció en febrero de 2019 una orden administrativa sobre filiación de bebés nacidos por gestación subrogada en Georgia y Ucrania, «por la que se niega el reconocimiento de filiación obligatorio e inmediato a nuestros hijos, siendo imposible conseguir pasaporte español para regresar a España».

Explican que «la embajada española no admite la prueba de ADN para la determinación de la filiación paterna que antes de la citada instrucción se realizaba en la embajada, bajo supervisión del cónsul». Y para que su bebé y los de las demás familias puedan salir del país, necesitan obtener la nacionalidad de Ucrania, «que se demora varios meses».

Alarma en Ucrania

«Además, ahora con la crisis sanitaria, Ucrania está en estado de alerta con todos los organismos públicos cerrados, sin posibilidad de tramitación on line, por lo que obtener la nacionalidad para el bebé es imposible; y no sabemos cuándo retomarán la actividad».

La queja de la pareja extremeña y de las demás familias se resume así: «Que la embajada no da un salvoconducto para el bebé, ni se ocupan de nosotros, cuando el Gobierno de Italia lo ha facilitado a sus ciudadanos que están en nuestra misma situación. Las autoridades española se han olvidado de nosotros, que somos españoles», lamentan.

«Desamparados»

De momento, están «bien en un apartahotel de la clínica». «Pero aquí no tenemos cobertura sanitaria si nos pasa algo, pues la situación por la pandemia y la crisis sanitaria aquí está empeorando día a día».
De manera que se sienten atrapados. «La respuesta que recibimos de la embajada es la referencia a la instrucción de 2019 o se limitan a pedir que aportemos documentación, sin especificar cuál, para tramitar los salvoconductos para nuestros hijos».

Ante la situación que están viviendo, aseguran que se sienten «desamparados, maltratados y agraviados comparativamente por parte de las autoridades consulares, máxime cuando ellos mismos están recomendando que todos los españoles que se encuentren Kiev hagan lo posible por regresar a España cuanto antes».