+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

RITUAL PROPIO DEL OTOÑO

El cambio de hora de octubre es más reciente de lo que imaginas

Hubo un tiempo en que en España cada provincia tenía su propia hora local, y otras 6 curiosidades históricas del ajuste en los relojes occidentales. ¿Sabías que el impulsor de la idea fue un ancestro del líder de Coldplay?

 

'La persistencia de la memoria' o 'Los relojes blandos', de Salvador Dalí (1931). - FUNDACIÓN GALA-DALÍ

LAURA ESTIRADO
26/10/2016

El cambio de hora de otoño del 2016 ya está aquí. Llegará este próximo fin de semana. En la madrugada del sábado, 29, al domingo, 30, de octubre deberemos atrasar los relojes una hora, si es que no se ajustan ellos solo, automáticamente: 60 minutos para dormir más, porque a las tres de la madrugada volverán a ser las dos. Este 'regalo' del horario de invierno en realidad es más reciente de lo que te imaginas -desde 1996, el horario de verano europeo se aplica el último domingo de marzo al último de octubre, antes el cambio era en septiembre-, y, además, no siempre fue una medida casi universal de los países industrializados. De hecho, hubo un tiempo en que en España cada provincia tenía su propia hora local. A continuación, te explicamos algunas curiosidades sobre el cambio de hora.

1/ HASTA EL SIGLO XX ESPAÑA SE REGÍA POR EL SOL

Antes del 1 de enero de 1901, la hora oficial de España era el del meridiano de Madrid (3º 41'Oeste), aunque cada provincia tenía la hora local correspondiente a su meridiano, teniendo en cuenta sus coordenadas (ya que en Baleares, por ejemplo, disfrutaban de muchas horas de sol, por estar en el extremo más oriental). Después, el primer cambio se hizo el 15 de abril de 1918, pero luego se dejó de aplicar de 1920 a 1925 y de 1930 a 1936. Durante la guerra civil había dos horarios, el del bando republicano y el del nacional (así, para los republicanos la guerra acabó una hora antes). En 1940, Franco decidió que la hora de España sería la de la Alemania de Hitler (como hicieron otros países). Finalmente, el cambio de hora se empezó a aplicar con regularidad a partir de 1973, durante la crisis del petróleo, en la que la mayoría de países industrializados se pusieron de acuerdo para hacer frente a la complicada situación energética.

2/ MÁS TIEMPO PARA OBSERVAR LOS INSECTOS

Los libros de historia anglosajones cuentan que el entomólogo neozelandés George Hudson fue al primero que se le ocurrió lo del cambio horario, y por una razón totalmente personal. Quería más horas de luz en primavera y verano para dedicarlas a observar los insectos, su pasión. En 1895 presentó su propuesta a la Sociedad Filosófica de Wellington, aconsejando adelantar el reloj dos horas en primavera, para luego 'recuperarlas' en otoño. Su idea, del todo revolucionaria, no cuajó entonces. Tuvo que llegar la crisis energética y financiera de la primera guerra mundial, para que los países europeos se tomaran en serio la propuesta. No fue por observar alas de mariposa precisamente por lo que Alemania, uno de los países más afectados por la contienda, fue el primero en cambiar el horario, un 30 de abril de 1916. Pronto el Reino Unido y EEUU también adoptaron la misma medida.

3/ EL TATARABUELO DEL LÍDER DE COLDPLAY 'TUVO LA CULPA'

Este constructor inglés (Farnham, 10 de agosto de 1856 - Brighton, 4 de marzo de 1915) fue el que realmente desarrolló la idea de Hudson e impulsó el cambio del horario de verano en el Reino Unido. El antepasado del cantante Chris Martin publicó en 1907 un tratado sobre las ventajas de adelantar 80 minutos los relojes en verano, y tener así tardes más largas, con más horas de luz, lo cual supondría un ahorro de 2,5 millones de libras en gastos de iluminación. Su idea era que los relojes fueran adelantados 20 minutos a las dos de la madrugada de los domingos sucesivos de abril, y que fueran atrasados en la misma cantidad los domingos de septiembre. Así el cambio no sería tan brusco. Su propuesta llegó al Parlamento en varias ocasiones, y otras tantas fue tumbada. No fue hasta el estallido de la primera guerra mundial y la necesidad de ahorrar carbón cuando Gran Bretaña aplaudió la idea de Willett, que no llegó a ver su sueño cumplido, pues murió en 1915.

4/ UNA COSTUMBRE CASI UNIVERSAL

En la actualidad 70 países aplican el cambio horario, sobre todo en el hemisferio norte. Llama la atención que Japón sea el único país industrializado que no se ha sumado a esta medida. En la zona ecuatorial no es necesario ajustar los relojes porque el número de horas de sol diarias es similar durante todo el año.

5/ ¿POR QUÉ SE HACE POR LA NOCHE?

Los cambios de hora se programan durante una madrugada del fin de semana para contrarrestar posibles desbarajustes, y no solo biológicos. No en todas partes los cambios de hora se hacen de 60 minutos. En la isla de Lord Howe de Australia, por ejemplo, se hacen cambios de media hora. Y en el pasado también se usaron los cambios de 20 minutos y hasta de dos horas.

6/ AUTOMÁTICAMENTE, SÍ, AUNQUE NO SIEMPRE

Casi todos los aparatos electrónicos que tenemos por casa cambian automáticamente la hora. Aunque no hace tanto que un sistema operativo lo tuvo en cuenta. El primero en hacerlo fue Windows 95, sin embargo, los programadores no cayeron que el cambio había que hacerlo dos veces al año. Minucias. En el 2010, la alarma del iPhone 4 también falló. Un error de programación hizo que no saltase el cambio de hora en las alertas automáticas. Tres años después, los usuarios de iOS 7 también se vieron afectados por otro fallo: la 'app' del calendario fijó mal las citas.

7/ UN CASO PRÁCTICO: PARTO DE GEMELOS EN EL CAMBIO DE HORA

Si uno de los bebés naciera a las 02.55 horas de este próximo domingo, y su hermano, 10 minutos después, o sea, cuando el reloj vuelve a marcar las 02.05 horas, el segundo gemelo sería legalmente casi una hora mayor que el que nació primero. Una paradoja digna de 'Regreso al futuro'.