+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

El candidato favorito a las presidenciales de Filipinas se mofa de la violación de una misionera

La religiosa australiana, Jaqueline Hamill, murió asesinada tras ser agredida sexualmente por varios presos durante un motín carcelario en 1989

 

EFE / MANILA
19/04/2016

Grupos de activistas de Filipinas han criticado a Rodrigo Duterte, el candidato favorito a la presidencia del país en las elecciones del 9 de mayo, por sus comentarios en tono jocoso sobre laviolación y asesinato de una misionera australiana en 1989.

El pasado fin de semana se hicieron públicas unas imágenes de Duterte, alcalde de Davao y conocido por sus frecuentes declaraciones de carácter violento y machista, bromeando sobre la violación colectiva que sufrió la misionera Jaqueline Hamill.

"¿Estaba enfadado porque la violaron? Sí", dijo Duterte en un evento público al recordar el suceso en el que Hamill fue violada y asesinada por un grupo de presos durante un motín en una cárcel del sur de Filipinas que visitaba.

 

"Pero era tan guapa... ¡El alcalde debió haber sido el primero (en violarla)!", espetó el político filipino, un comentario que desató numerosas carcajadas entre los asistentes.

"Bromas sobre violaciones y otras formas de violencia sexual (...) son completamente inaceptables y merecen ser condenadas", ha dicho a Efe Tinay Palabay, secretaria general de Karapatan, organización de defensa de derechos humanos de Filipinas.

"Cada día, las mujeres pobres (de Filipinas) experimentan las peores formas de violencia", ha recordado la activista, que ha denunciado el olvido de estos casos por parte de las autoridades.

Una asociación de estudiantes de la Universidad de Ateneo, una de las más importantes del país, también ha condenado las declaraciones de Duterte.

"La violación no es un chiste y restarle importancia a la violencia contra la mujer es impropio de cualquier ser humano, especialmente de alguien que (...) aspira a liderar una nación", ha afirmado el grupo en un comunicado.

OLEADA DE CRÍTICAS
Las redes sociales también se han llenado de comentarios de indignación por las declaraciones de Duterte y muchos le ha calificado de "vergüenza" para el pueblo filipino.

Tras la oleada de críticas, el candidato a la presidencia ha evitado retractarse y ha aclarado que su comentario no era en tono jocoso, sino una afirmación fruto de la rabia que aun sentía por la revuelta carcelaria en la que también murieron otros 5 rehenes y 16 presos.

"No era una broma, estaba narrando algo. No estaba sonriendo", ha dicho Duterte según el diario 'Inquirer'.

"No me hagáis pedir perdón por algo que no hice. Es una cuestión de honor. Lo dije en un momento de ira", ha agregado el político.

Duterte ha sido alcalde de Davao durante 22 años, y se ha ganado la confianza de muchos filipinos al lograr que la ciudad pasara de ser una de las más peligrosas del mundo a una de las más seguras.

Sin embargo, también se le conoce como "El Castigador" o "Harry el Sucio" por sus políticas radicales en la lucha contra el crimen.

Human Rights Watch le acusó el año pasado de ser el responsable de los "escuadrones de la muerte" que han matado a 1.000 supuestos criminales desde 1990.

"Somos la novena ciudad más segura del mundo. ¿Cómo creéis que lo he hecho? (...) Les maté a todos (los criminales)", dijo el año pasado Duterte durante un discurso público.

Pese a este tipo de declaraciones, las últimas encuestas sitúan a Duterte a la cabeza de la carrera hacia la presidencia de Filipinas, seguido de cerca por la senadora Grace Poe.