Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Casos como el de 'La manada' reabren el dolor en mujeres violadas

"Ante situaciones así el miedo se apodera de las agredidas hasta pensar que están de nuevo en peligro", avisan desde AADAS, una entidad de ayuda a víctimas

EL PERIÓDICO
09/05/2018

 

A veces es un olor; otras, una imagen; en ocasiones, un lugar. Son pequeñas chispas que despiertan recuerdos dolorosos que permanecían, en estado de duermevela, en el cerebro de las personas que han sufrido una agresión sexual. Lo mismo ha sucedido con la indulgente sentencia contra 'La manada', que ha reabierto las heridas de las víctimas. Es la revictimización.

 Señales físicas o decisiones judiciales cuestionables disparan las alarmas. "La agredida puede entrar incluso en un estado de pánico que le impide salir a la calle. Se apodera de ella un miedo atroz porque al cerebro le cuesta distinguir si vuelve a estar de nuevo en una situación de peligro". Esto es lo que explica Violeta García, psicóloga de la Associació d'Assistència a Dones Agredides Sexualment (AADAS), una entidad que lleva 27 años, desde el 28 de mayo de 1991, siendo el salvavidas de víctimas de abusos y agresiones sexuales para ayudarles a romper el silencio. El embrión de la oenegé se gestó, sin embargo, mucho antes, en 1982, cuando un grupo de mujeres y además víctimas decidieron no resignarse ante la injusticia. "Decidimos no aguantar, no callarnos, no rendirnos", proclaman en la organización. En definitiva ser supervivientes.

 

Soledad, desamparo y dolor
Unas 150 mujeres de toda Catalunya llegan cada año a la entidad noqueadas por el dolor y la humillación. Personas que tienen la sensación de ser diferentes a las demás "como si llevaran un cartel alertando de que han sufrido una agresión", señala García. "El sentimiento de soledad, desamparo y dolor es tan grande que se sienten excluidas por la sociedad", relata. Porque, precisamente, la violencia sexual suele ocurrir así,  en soledad, en un momento y un lugar donde no hay nadie. 

"La violación es el atentado más grave contra una persona", apunta Glòria Escudero, coordinadora de AADAS. Borrar sus huellas requiere un esfuerzo titánico. Las afectadas abordan la agresión de dos modos: "O lo aparcan totalmente o bien hacen un gran esfuerzo para lidiar con eso en su día a día", resume García. Los efectos que causa son devastadores: trastornos del sueño, alimentarios  y de conducta,  pesadillas, ataques de ansiedad, estrés postraumático. "Hay rechazo a tu cuerpo, sientes que está contaminado por la suciedad, que está manchado", explica la psicóloga. Víctimas que se mortifican, que intentan buscar una explicación a lo ocurrido, que se culpabilizan con frases como 'si no hubiera ido…, si yo hubiera estado…, si yo no hubiera aceptado la invitación…'". 

Mirada de color violeta
En la asociación les hacen ver que hay más mujeres que pasan por el mismo trance, que no es un problema personal "de cómo piensa, de lo que ha hecho o ha dejado de hacer". En la asociación les resitúan y les sacuden el lastre de la culpa con una mirada de color violeta. Hay otro tipo de mujeres a las que la agresión les hace enmudecer, se niegan a verbalizar lo sucedido, es como si pasaran un duelo. Cuenta García que las afectadas lo explican así: 'Lo tengo encerrado en un cajón o lo he metido en una caja'. 

El dolor resulta tan desgarrador que para empezar a amortiguarlo deben pasar entre seis meses y un año como mínimo y, además, con terapia. La normalización de las relaciones sexuales es el último peldaño que se supera en este proceso.

El sufrimiento tras la violación tiene intensidades. Depende de si el agresor es un desconocido o una persona cercana, si ha sucedido más de una vez o ha sido puntual o si la agrasión es grupal como el caso de los cinco depredadores de 'La Manada'. Las terapias se alargan si el agresor es alguien del entorno de la víctima y también si las vejaciones se prolongan en el tiempo. "Si la violencia sexual se repite, la recaída es muy dura". Los datos que maneja la AADAS revelan que entre el 70% y el 80% de las víctimas han sido agredidas por personas conocidas y el porcentaje restante por desconocidas. En estos casos, las denuncias son mayores "porque las víctimas tienen más capacidad para darse cuenta de que eso que les ha sucedido es violencia", afirma García.

 

La realidad judicial
En las violaciones grupales la humillación se hace aún más insoportable porque "el mensaje que recibe la víctima es de la complicidad y aceptación de esa violencia por todo el grupo. Un acto socialmente aplaudido por los agresores", sentencia Escudero.

El fallo judicial benevolente para los agresores de 'La Manada' ha abierto la caja de los truenos para las víctimas que han pasado ese trago. El sentimiento más extendido ha sido la rabia, explican en la oenegé, pero también el dolor y solidaridad con la agredida en Pamplona y la sensación mayoritaria de que "lo sucedido a la víctima de 'La Manada' también les ha ocurrido a ellas", afirma Violeta García. Y añade: "La sentencia ha puesto de manifiesto la realidad, que el sistema judicial no funciona para las denunciantes".

La denuncia de la agresión abre, explican, una investigación cuyo centro es la víctima con preguntas injustificables como: "¿Tú disfrutaste, tú aceptaste una copa, bebiste, cómo era de corto tu vestido?", explica García, que ha sido testigo de estos interrogatorios. Critica, no obstante,  que eso no ocurra cuando te roban el bolso, nadie pregunta si era bonito, si lo controlabas..., cosa que sí sucede en una agresión sexual.

"El proceso judicial tiene un papel decisivo en la recuperación de la agredida porque si le victimizan tardará más", añade."¿Cómo puede sentirse una mujer abusada si al acudir al juzgado a ratificar la denuncia le preguntan si se había corrido?", afirma García presente en el interrogatorio.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.