+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

GASTOS DEL VERANO

La crema solar infantil de supermercado es tan buena como la de farmacia

A esta conclusión ha llegado la OCU después de analizar 14 productos distintos en formato spray

 

Unos turistas italianos se aplican protección solar en la playa de la Barceloneta. - FERRAN NADEU

EFE / MADRID
09/06/2016

Los protectores solares para niños que se compran en los supermercados son, "en términos generales", tan buenos como los que se adquieren en las farmacias o "incluso pueden hacerles sombra en eficacia" en algunos casos, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios.

La OCU ha analizado 14 cremas solares para niños en formato spray y de factor de protección 50+ (muy alto) según la eficacia para proteger la piel ante los rayos UVB, asociados al riesgo de cáncer y quemaduras, y frente a los UVA, que son los culpables del envejecimiento prematuro y del riesgo de cáncer.

Además del análisis del laboratorio, el estudio ha contado con la participación de un grupo de voluntarios que probaron los sprays solares y opinaron sobre sus cualidades cosméticas como la textura,facilidad para extender la crema, la rapidez de absorción y elperfume.

Los mejores protectores solares del análisis han sido, según señala la organización en un comunicado, 'Garnier Delial Sensitive Advanced', 'Nivea Sun Kids Protect and Sensitive' y 'Eucerin Kids Sun spray', todos ellos sin perfume. Por su buena relación calidad-precio, apunta 'Garnier Delial niños spray hidratante' y 'Nivea Sun Kids Spray Hidratante'.

 
PRODUCTOS DE MENOR PRECIO EN MAYOR CANTIDAD

La OCU recomienda a los consumidores optar por productos económicos y utilizarlos "de forma generosa" cada dos horas y después del baño para la seguridad de los más pequeños.

Durante el análisis de los protectores solares, se detectó que "muchos" no están precintados, de forma que se puedan abrir en el propio establecimiento y "por tanto, el consumidor no puede estar seguro al cien por cien de cuándo se abrió el producto por primera vez". En este sentido, la organización reclama que se indique en los envases una fecha de caducidad o de duración mínima, y que los productos incorporen un precinto para garantizar su calidad.