Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TENDENCIA CONSOLIDADA

El cuarto oscuro de la maternidad

Muchas mujeres están levantado su voz para derrumbar tópicos y hablar, sin tabúes, sobre los problemas que implica la crianza de los hijos

OLGA PEREDA
10/03/2018

 

La actriz Silvia Abacal lo definió como una “inimaginable dimensión de amor”. Georgina Rodríguez, pareja de Ronaldo, como una “felicidad suprema”. Si nos fiamos de las mamis 'instagramers' parece que la maternidad es lo mejor que te puede pasar en la vida. Puede que sí, efectivamente. Pero puede que no. Desde hace un tiempo se están levantando varias voces  (gritos, incluso) contra la maternidad ideal, perfecta y  excelente.

El Club de las Malas Madres abrió, con ironía y buen humor, un camino que ahora ya es imparable. Las no madres también están rugiendo. Y las madres arrepentidas.  Y las madres sobrepasadas.  Pero antes que todas ellas, la artista canadiense Moyra Davey (Toronto, 1958) dio un paso de gigante al publicar en 2007 'Maternidad y creación', libro fundamental que recoge el testimonio de mujeres como Doris Lessing y  Margaret Atwood. Lejos de tópicos y arquetipos, sus escritos son reflexiones sobre la magnitud del conflicto que implica conciliar vida familiar y laboral, así como sobre el terremoto que supone ser madre: sentir un amor puro hacia tus hijos y, al mismo tiempo, comprobar que has sepultado tu vida. El libro está descatalogado -¿para cuándo una nueva edición?-  pero se puede encontrar en bibliotecas. 

Malas madres


Laura Baena, fundadora del Club de las Malas Madres / JOSÉ LUIS ROCA

Mientras estaba embaraza de su hija, la creativa publicitaria Laura Baena empezó a escribir un blog (‘La niña sin nombre’) con una sección propia llamada ‘Diario de una mala madre’. Tras nacer su hija, Baena volvió a su oficina (y a los horarios laborales imposibles) y se dio cuenta de que no era Superwoman. El Club de las Malas Madres –mujeres con "mucho sueño, poco tiempo, alergía a la ñoñería y ganas de cambiar el mundo"- nació en marzo de 2014 y se ha convertido en un poderoso coletivo. No solo se dedican a pedir una maternidad más realista y menos idealizada. No solo ironizan con que ellas no hacen croquetas caseras ni cosen los disfraces de sus hijos sino que los compran en tiendas baratas. Su grito de guerra es muy serio: la igualdad y la conciliación de la vida familiar y laboral. #YoNoRenuncio es su lema, su aspiración y su objetivo. Cuando nació el club, Baena nunca soñó hacer lo que ha hecho esta semana: visitar la sede del Parlamento Europeo en Bruselas y dejar claro que la maternidad debería ser compatible con el trabajo fuera de casa.

Madres arrepentidas


Orna Donath, autora del libro 'Madres arrepentidas' 

La socióloga israelí Orna Donath levantó una fuerte polvadera en 2016 con su libro 'Madres arrepentidas' (editado en España por Reservoir Books), que incluye 23 testimonios de mujeres que rompen el mito de la felicidad maternal eterna. “Adoro a mis hijos, pero me arrepiento de haberlos tenido y de ser madre”, confiesa una de las entrevistadas. Donath escribió el libro a raíz de dar mil vueltas a una frase que todas las mujeres han escuchado muchas veces a lo largo de su vida: si no eres madre a la larga te arrepentirás. En opinión de la socióloga, muchas mujeres no son proclives a la maternidad pero terminan embarazadas por la presión social. Paralelamente, Valentina Thörner, alemana de 36 años y vecina de Mataró, también abrió un debate al confesar abiertamente en su web: “Adoro a mis hijos, haría cualquier cosa por ellos, pero si hace dos años hubiera sabido lo que sé hoy hubiera tomado otra decisión”.

Madres sobrepasadas

Organizar un hogar con niños es una tarea ardua. Hay que pensar y prever desde que la leche se está acabando hasta que hay que coger cita con el pediatra o comprar unas deportivas nuevas. Ese estrés difuso tiene nombre: carga mental, un concepto retomado en los años 80 por la socióloga feminista Monique Haicault. Es algo que pesa –básicamente- sobre las espaldas de las madres (no de los padres) y que ha inspirado un cómic titulado con el elocuente 'Me lo podrías haber pedido', de la ilustradora francesa Emma Clit. Informática de profesión, Clint -"feminista y revolucionaria" y madre de un chaval de seis años- está convencida de que las (desbordadas) mujeres se ocupan "gratis" de los hijos y el trabajo doméstico porque "al sistema le interesa que siga siendo así".

No madres



La actriz Maribel Verdú, cuyo testimonio está incluido en libro 'No madres. Mujeres sin hijos frente a los tópicos'

Si la maternidad es una trinchera, la no maternidad es otra pero elevada a la tercera potencia. Como afirma 'Contra los hijos, de Lina Meruane, a las no madres se las señalan y se les pregunta constantemente que para cuándo. La periodista María Fernández-Miranda, subdirectora de 'Cosmopolitan', publicó en 2017 'No madres. Mujeres sin hijos contra los tópicos' (Plaza & Janés), libro en el que narra su propia experiencia (estuvo cuatro años sometida a procesos de fecundación fallidos) y recoge el testimonio de diez mujeres profesionales de la cultura y el periodismo (Maribel Verdú, Paula Vázquez, Rosa Montero y Mamen Mendizábal, entre otras) que reivindican la vida sin hijos. 

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.