+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EN LA SIERRA DE MADRID

Diez años de cárcel para un guardia civil por provocar 20 incendios

La sentencia recoge como atenuante un trastorno mental

 

Incendio en la sierra de Madrid en el 2012. - AGUSTÍN CATALÁN

EL PERIÓDICO
21/12/2016

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado al guardia civil Enrique L. D. a una pena de diez años y un día de prisión por la comisión de un delito continuado de incendio en relación a su autoría en veinte fuegos provocados en diferentes municipios del suroeste de la sierra de Madrid.

Los magistrados consideran al acusado autor responsable de un delito continuado de incendio, aunque consideran como circunstancia atenuante analógica simple la anomalía psíquica.

El condenado deberá indemnizar a la Comunidad de Madrid con 70.601,33 euros, en concepto de costes de restauración del daño ambiental y en la cantidad de 79.601,33 euros, como importe de los costes de extinción de los incendios. Además, deberá indemnizar a la Asociación Instituto Filosófico hermético en la cantidad de 13.203,52 euros.

En el juicio, el procesado reconoció su autoría y manifestó que entró en un "círculo vicioso" que le impulsaba a provocar incendios, algo que le "excitaba" ver. "La acción era prender pasto, desahogarme, e irme; sabía que ese fuego era malo pero no lo podía evitar", dijo entonces.

PETICIÓN DE 57 AÑOS

El Ministerio Público solicitaba una pena conjunta de 57 años y seis meses de prisión, además de las correspondientes multas por cada uno de los delitos atribuidos a su persona y las indemnizaciones a los propietarios de las parcelas afectadas que así lo han reclamado.

Según el fiscal, el acusado, entre el 17 de julio de 2013 y el 1 de agosto de 2013 provocó de forma deliberada y voluntaria veinte incendios en parajes naturales en diferentes términos municipales de la región entre los que se encuentran Navas del Rey, Chapinería, Colmenar del Arroyo y Villanueva de Perales, algunas considerados Espacios Naturales Protegidos.

El acusado padecía en el momento de cometerse los hechos descritos un trastorno complejo de la personalidad con rasgos mixtos, si bien conservaba su capacidad cognoscitiva y, por tanto, conocía y comprendía la ilicitud de su conducta. Dicho trastorno le llevó a actuar de forma impulsiva en ciertos momentos, por lo que su voluntad pudo verse afectada de forma leve y moderada.