+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

COVID-19

Dimite la jefa del servicio médico en Escocia por saltarse el confinamiento

Catherine Calderwood, que comparecía diariamente junto a Nicola Sturgeon para informar del coronavirus, ha sido sorprendida desplazándose a su residencia de fin de semana

 

Catherine Calderwood, jefa del servicio médico de Escocia, en una de sus comparecencias para informar del coronavirus. - PA WIRE

BEGOÑA ARCE
06/04/2020

No predicar con el ejemplo le ha costado el puesto a la jefa del servicio médico del Gobierno de Escocia. La doctora Catherine Calderwood ha dimitido y pedido perdón públicamente después de ser pillada in fraganti por la policía cuando se desplazaba a su casa de fin de semana. Esos desplazamientos están prohibidos en estos momentos, como ella misma recordaba a los escoceses en sus comparecencias diarias en televisión, junto a la ministra principal, Nicola Sturgeon, y en los mensajes radiofónicos, pidiendo al público que permaneciera en sus viviendas mientras dure la crisis del coronavirus.

Calderwood fue amonestada por la policía por saltarse las normas de confinamiento después de que un tabloide local, el 'Scottish Sun', publicara unas fotos tomadas el sábado de la doctora con su familia visitando Earlsferry en Fife. El lugar se halla a más de una hora de su residencia en Edimburgo. Más tarde reconocería que el fin de semana anterior también había visitado el lugar, donde posee una propiedad. "La instrucción legal es no dejar la casa sin una excusa razonable y eso se aplica a todo el mundo, ha declarado el jefe de la policía en Escocia, Iain Livingstone, al referirse al caso.

En un principio, Calderwood pidió perdón en un mensaje televisado y fue apartada de las comparecencias diarias, pero siguió en el cargo que ostentaba desde el 2015. El domingo por la noche sin embargo, tras consultar con Sturgeon, presentó su renuncia, para evitar ser el "foco" de una historia que distrajera de la respuesta del Gobierno escocés a la epidemia. "Lamento profundamente mis actos y los errores que he cometido", señalaba.