+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

el riesgo de rebrotes

España aprende a convivir con el virus

Los expertos inciden en que el escenario a medio plazo será similar al actual, con brotes controlados y sin olvidar las medidas de prevención Sanidad tiene detectados en la actualidad unos 60 focos

 

Aspecto del Carrer Major de Lleida, este sábado por la tarde, tras entrar en vigor la orden de confinamiento por covid-19 - JORDI V. POU

JULIA CAMACHO
04/07/2020

Brotes por todo el país y goteo constante de contagios y fallecimientos por covid-19. Tras casi cien días de estado de alarma, en los que se logró controlar la expansión de la pandemia, los datos de incidencia y reproducción del virus al mínimo confirman ahora que nos adentramos en una etapa larga en la que no quedará más remedio que convivir con el virus. Una convivencia que, alertan los expertos en salud pública, no será fácil y obliga a estar alerta para evitar que los focos se descontrolen, como muestran los 60 focos que se han activado en estas dos últimas semanas. "En prevención, se trata de hacer muchos 'algos' para que no pase nada", resume Ildefonso Hernández, epidemiólogo y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS).

La situación actual dista mucho del escenario que se vislumbró ya a mediados de marzo. En los peores momentos de la crisis, España registró una incidencia acumulada en dos semanas de 81 casos cada 100.000 habitantes, una cifra que en estos momentos se ha dividido por 10, con 8,7 casos frente a los 16 que se alcanza de media en Europa. Hace cuatro meses, uno de cada cuatro positivos diagnosticados necesitó hospitalización, y ahora es ingresado apenas uno de cada 10 casos.

También se ha reducido la gravedad de los casos. Hace dos meses, los casos que empeoraban y pasaban a las ucis rondaban el 3,5%-4% de los ingresados, mientras que ahora ese porcentaje se reduce al 1,5%-2%. Parte de ello se debe a la reducción de la media de edad de los positivos, situada ahora en 50 años en las mujeres, 47 en los hombres, y en una mayor protección de las personas más vulnerables. Y la tasa de reproducción ha evolucionado del 2,5%-3%, con picos en lo peor de la crisis de hasta el 5% al actual 0,6%. Es decir, cada contagiado lo transmite a menos de una persona, un valor que permite dar por controlada la crisis sanitaria pero no olvidar que el virus sigue presente.

La barrera de los 250.000 contagios

No obstante, se siguen registrando picos de contagios, como los 174 nuevos positivos notificados el pasado viernes, que elevan el total de infectados por encima de los 250.000 casos, según los datos de Sanidad. De hecho, la nueva fase ha hecho emerger un importante número de asintomáticos, detectados a partir de los rastreos de los nuevos contagios. También las muertes registran picos y valles, con 17 fallecidos del jueves al viernes frente a los cinco contabilizados la jornada anterior. Es el balance más negro, con 28.385 personas que perdieron la vida desde el inicio de la crisis, 21 de ellas en la última semana.

Los nuevos casos están vinculados a alguno de los 60 focos registrados en estas dos semanas en casi todas las provincias, coincidiendo tanto con los lugares donde hubo mayor incidencia del virus durante el estado de alarma como con los puntos con mayor movilidad de personas. "La existencia de brotes es lo esperable en una fase como la actual, donde aún no podemos hablar de eliminación sino de control y convivencia", advierte Pilar Aparicio, directora general de Salud Publica del Ministerio de Sanidad, "más aun teniendo en cuenta las relaciones internacionales y la reapertura de la movilidad, porque el flujo internacional también hace que seamos más vulnerables".

Lo que no ha cambiado son los orígenes de los contagios. El entorno laboral, desde fábricas a centros sanitarios; la familia y los amigos están detrás de esos brotes, a los que en los próximos meses se sumarán los turistas de otros países y, posteriormente, la llegada de las infecciones respiratorias propias del otoño, que ya de por sí añaden presión al sistema sanitario. Sanidad reforzará la campaña de vacunación de la gripe para descongestionar los centros, pero Hernández apunta a que las medidas de prevención contra el coronavirus también tendrán incidencia positiva en algunas de estas patologías que se transmiten de la misma forma.

"La convivencia es difícil", añade el portavoz de la SESPAS, "las tendencias de incidencia mundial muestran como países que al inicio controlaron bien la incidencia ahora detectan un aumento de contagios, no podemos despistarnos". Ambos apuntan a la importancia, por un lado, de mantener las medidas de higiene y prevención, y por otro a la necesidad de una buena red epidemiológica para hacer los rastreos en caso de contagio y "que los brotes sigan siendo localizados y con bajo número de afectados", corrobora Aparicio.