+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SIN TELESCOPIOS

El espectáculo de cinco planetas en línea

 

Alineación de los planetas Mercurio, Venus, Saturno, Marte y Jupiter y Venus, de izquierda a derecha, en una simulacion para el cielo de Barcelona a las siete de la manana. - STELLARIUM

ANTONIO MADRIDEJOS / BARCELONA
19/01/2016

Todas las madrugadas hasta el 20 de febrero, poco antes de amanecer, podrá contemplarse en el firmamento una singularalineación de cinco planetas, un fenómeno que no se observaba desde hace 10 años. Mercurio -que es el menos visible de los cinco-,Venus, Saturno, Marte y Júpiter se podrán observar a simple vista, sin necesidad de prismáticos o telescopios, aunque lógicamente las posibilidades mejoran en lugares apartados de la luz urbana y con el horizonte despejado, puesto que los cinco planetas se situarán muy bajos mirando hacia el sur.

Aunque hace 10 años que no se producía una conjunción similar, la alineación se repetirá el próximo agosto y, ya con un periodo mayor de tregua, en octubre del 2018. En la presente ocasión, a partir del 27 de enero se podrá también contemplar la Luna.

Por horarios, el primer planeta en aparecer será Júpiter, seguido de Marte. Luego vendrán Saturno y Venus y, finalmente, ya con el Sol a punto de salir, Mercurio.

Albert Morral, presidente de la Agrupación Astronómica de Sabadell, explica que Venus y Júpiter son ahora muy fáciles de observar de madrugada, incluso desde las ciudades, mientras que el brillo es menor en el caso de Marte y Saturno. En cualquier caso, el reto en su opinión es poder ver Mercurio, “un planeta que se irá rápido y que se sitúa muy bajo en el horizonte”. “Mercurio siempre es difícil de ver porque está muy cerca del Sol,”, añade. Los planetas son visibles porque reflejan la luz del Sol. Por este motivo, su luz es estable, a diferencia del brillo titilante característico de las estrellas.

Morral recuerda que estas alineaciones no tienen nada de esotérico, pero sí son un bello atractivo para los astrofotógrafos. “Pese a las horas intempestivas, estoy seguro de que algunos de nuestros socios intentarán fotografiarlo”, dice.