+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

TRABAJO CONSIDERA QUE NO SE DAN LAS CONDICIONES

La Generalitat rechaza el ERE temporal de la petroquímica de Cristian Lay

 

Imagen de archivo de la petroquímica Iqoxe. - EL PERIÓDICO

EFE
20/02/2020

El departamento de Trabajo de la Generalitat ha rechazado el expediente de regulación de empleo temporal (ERTE) que la empresa química Iqoxe, que forma parte del grupo extremeño Cristian Lay, planea llevar a cabo alegando una causa de fuerza mayor, y que afecta a 107 empleados, al considerar que no se dan las condiciones para ello.

La dirección general de Relaciones Laborales ha elaborado un informe en el que asegura que "no está acreditado" el carácter imprevisible del accidente ocurrido el pasado 14 de febrero en la planta de La Canonja (Tarragona), que provocó la muerte de tres personas, por lo que resuelve en contra de la petición, según ha informado la conselleria de Trabajo.

Este es un revés para Iqoxe, ya que la legislación obliga a contar con la autorización administrativa a cualquier empresa que quiera llevar a cabo algún expediente de regulación de empleo alegando causas de "fuerza mayor", un permiso que no es necesario solicitar en otras circunstancias.

Iqoxe anunció la pasada semana que, por causas de "fuerza mayor", comenzaba la tramitación para presentar un ERTE a consecuencia del accidente ocurrido en sus instalaciones y que afectaría durante un año a 107 trabajadores de la factoría tarraconense y de las oficinas de El Prat de Llobregat.

Además de no ver el carácter imprevisible del accidente, Trabajo afirma que "no ha quedado acreditado el efecto paralizante de la actividad laboral exigido por la normativa", tras analizar la documentación aportada por la empresa.

En el informe de la Inspección de Trabajo, se destaca además que las causas del accidente todavía no se han determinado y por tanto considera "precipitada" la consideración de "imprevisibilidad".

Además, señala que la actividad laboral se retomó poco días después de la explosión y todos los trabajadores están activos, lo que demuestra, a su juicio, que el accidente no paralizó la empresa.

Iqoxe justificó el ERTE por fuerza mayor por la paralización de la actividad productiva y la necesidad de acometer los trabajos necesarios en las instalaciones para su reanudación.