+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SUCESOS

La Guardia Civil acusa de decapitar los bisontes al propietario de la reserva

Un informe veterinario concluye que los animales murieron de inanición antes de perder la cabeza

 

Imagen del bisonte alfa muerto, hallado en la Reserva de Valdeserrillas de València. - EFE

NACHO HERRERO
24/10/2016

Dos bisontes decapitados y otros supuestamente envenenados. Esa fue la denuncia que interpuso ante la Guardia Civil, hace más de un mes, Carlos Álamo, responsable de la reserva de Valdeserrillas de Benagéber en València. Las impactantes fotografías de la decapitación de un macho alfa de una especie en peligro de extinción pusieron el foco de los medios de comunicación en una reserva que debía recibir en pocos meses ejemplares hembra para completar un programa negociado durante dos años con la Unión Europea.

Álamo no supo concretar entonces quién o quiénes podían ser responsables de la muerte de unos animales que vivían en régimen de semilibertad, pero ahora el informe del Seprona apunta a un culpable: él mismo denunciante. Y en base a ese informe, fiscalía le ha citado para que declare este martes en calidad de investigado. 

MUERTOS DE HAMBRE

Juan Carlos Moragues, delegado del gobierno en la Comunitat Valenciana, adelantó las líneas de un informe veterinario que asegura que los animales "sufrieron desnutrición" y murieron "por inanición" y que 'Sauron', el jefe de la manada, sufrió "una decapitación burda" que podía haber hecho "cualquiera" y que la segunda cabeza cotada "se supone que fue por la propia putrefacción del animal". “Es una cuestión de la Fiscalía, que es quien debe instruir este expediente y decidir si finalmente se le imputa o no un delito de maltrato animal”, señaló Moragues. 

También parece desmoronarse la hipótesis del envenenamiento que Álamo puso en circulación al vincular la diarrea que, según dijo, sufría el resto de la manada, con unas bolas que se encontraron cerca de donde se les deja la comida. Pero ya no está tan claro que estuvieran contaminadas. “Siguen haciéndose análisis, las investigaciones continuán; aparecieron unas bolas y estamos a la espera de saber si contenían veneno, o no”, apuntó el delegado. Ahora le tocará dar explicaciones a Álamo, pero esta vez como investigado, de momento en un mensaje en una red social ha pedido tiempo para que la justicia "lo aclare todo y termine ya".