+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

De humilde mensajero a genio matemático

Un trabajador no cualificado chino asombra a la comunidad científica con una fórmula para identificar los enigmáticos números de Carmichael

 

Yu Jianchun. - EL PERIÓDICO

ADRIÁN FONCILLAS / PEKÍN
23/07/2016

Hollywood se quedó corto. Yu Jianchun no había pisado una universidad ni para fregarla. El improbable genio matemático no es aquel conserje de una universidad de Massachusetts interpretado por Matt Damon sino un joven mensajero de la China rural con más talento y perseverancia que estudios y atractivo. Yu es globalmente conocido como el Will Hunting chino, aunque ha insistido en que nunca ha visto la oscarizada película. En su escaso tiempo libre solo caben números y fórmulas intrincadas.

Yu, de 33 años, ha agitado a la comunidad matemática con el mayor avance en más de dos décadas en la identificación de los números de Carmichael. Muy suscintamente: son números altos que aparentan ser primos (los solo divisibles por ellos mismos y por 1) sin serlo, y que arruinan fórmulas para descubrirlos como el Teorema de Fermat. Los cinco primeros son 561, 1.105, 1.729, 2.465 y 2.821. Se suponen infinitos yla tarea de diferenciar a los primos de los números de Carmichael es peliaguda. Trascienden el pasatiempo para matemáticos o la fascinación por todo lo relacionado con los números primos para adentrarse en lo prosaico. Los números de Carmichael son utilizados para encriptar tarjetas de crédito y pagos online, por ejemplo.

TRABAJOS DE POCA MONTA
 

Parece un asunto árido para los comunes mortales y aun más para los 'mingong': son los emigrantes laborales en China, la clase social más baja y despreciada por los ricos urbanitas, el carbón de la locomotora económica, tipos que se desplazan de las zonas rurales a las lejanas fábricas para deslomarse y enviar sus magros ahorros a esa familia que solo verán una vez al año. Yu es original de un condado montañoso en la provincia central de Henan y había encadenado trabajos de poca monta hasta acabar en una compañía de mensajería en Hangzhou, en la boyante y costera provincia de Zhejiang.

Su escaso ocio lo había dedicado a su pasión. Se define de “pensamiento lento”. “Necesito mucho más tiempo que el resto para estudiar los problemas matemáticos. Carezco prácticamente de cualquier conocimiento de cálculo y de geometría”, ha confesado. Su fuerza es el instinto y la sensibilidad, cualidades innatas que no se enseñan en un aula. “Escribía en un papel lo que me venía a la cabeza cuando estaba inspirado. He tenido trabajos duros y una vida dura, pero siempre insistí en mis estudios”, revela.

SIN APUNTES Y DE MEMORIA
 

Yu dio con la fórmula mientras construía su casa en su pueblo natal. Sabía que tenía algo gordo entre manos, pero ningún prestigioso matemático respondió a sus correos electrónicos durante ocho años. Y entonces apareció Cai Tianjin, profesor de la Universidad de Zhejiang, quien le invitó a demostrar su teoría en un seminario el 13 de junio. El mensajero, sin apuntes y apelando a su memoria, impresionó a una audiencia formada por profesores y alumnos de posgrado. Su fórmula para descubrir los números de Carmichael es más imaginativa y eficaz que la vigente, concluyeron.

Lo demás es historia. La fábula de Yu ha salido en la prensa nacional y global. Ya ha escuchado el aplauso del gremio, aunque su teoría está pendiente de verificación oficial. Para William Banks, matemático de la Universidad de Misuri y estudioso de los números de Carmichael, el descubrimiento es emocionante. “Ha habido avances teóricos nuevos en este campo, algunos de los cuales son míos o de mis coautores, pero todos son variaciones del mismo tema”, ha declarado a la CNN.

LA SOLTERÍA, ESE PROBLEMA
 

Yu ha cambiado los envíos urgentes por un puesto en el departamento de estadística de una poderosa compañía de logística. Su presidente, otro enamorado de los números, se lo ofreció para que disfrutara de “mejores oportunidades de desarrollo profesional y más tiempo para promover su interés y talento para las matemáticas”, tras haber sido convencido por Cai, aquel profesor de la Universidad de Zhejiang.

Pero las matemáticas son ahora secundarias, ha desvelado Yu. Para cualquier chino de 33 años, incluso para los genios, el problema más insoslayable es la soltería. “Quiero formar mi propia familia. Las matemáticas vienen después”, ha dicho.