+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

FORUM

Unas jornadas constatan el avance imparable del porno en internet

Los expertos alertan de la disminución de la edad en el primer contacto con el sexo en línea / Se tardarían 169 años en ver los siete millones de vídeos subidos por Pornhub el año pasado

 

Taller del fórum sobre feminismo y pornografía celebrado en Santa Coloma. - SERGI CONESA

ÓSCAR HERNÁNDEZ
15/02/2020

Un análisis de algunos de los millones de datos sobre la pornografía en internet confirma su auge desenfrenado. La frecuencia de la palabra 'porno', por ejemplo, deja casi invisibles conceptos de tanta actualidad como 'cambio climático' o de seguimiento masivo como 'fútbol'. Y hay más, el principal portal del sector, Pornhub, subió a la red solo el año pasado 6,83 millones de vídeos, que para verlos seguidos se requerirían 169 años.

Estos datos, expuestos este sábado en el primer Fórum Internacional sobre Feminismo y Pornografía 'El porno feroz' en la biblioteca de Singuerlín de Santa Coloma de Gramenet, forman parte de la ponencia 'Datatón sobre pornografía' presentada por Lourdes Muñoz, directora de Iniciativa Barcelona Open Data, y Maribel Cárdenas, directora de Políticas de Igualdad y LGTBI del ayuntamiento colomense.

Erotizar la violencia

"A través de Google Trend hemos analizado la omnipresencia del porno en internet y vemos que está por encima del fútbol y todo lo demás. Y uno de los principales portales, Pornhub, supera en visitas a Infojob, Booking y Wikipedia", explica Cárdenas, quien denuncia que la red demuestra la persistencia de la relación de las palabras 'mujer' y 'puta'. "También hemos comprobado que el denominado porno feminista o para mujeres es casi inexistente y el resto erotiza la violencia y degrada a la mujer, es un porno patriarcal", añade.

Más preocupante es la información expuesta el viernes en las mismas jornadas, que además de conferencias han incluido talleres, por Lluís Ballester y Carme Orte, profesores de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), que hablaron sobre 'Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales de adolescentes y jóvenes'. Estos investigadores observan desde el 2013 la relación de chicos y chicas con la pornografía en 14 comunidades autónomas.

Vídeos porno caseros de jóvenes

Los dos expertos han constatado, por ejemplo, que la edad del primer contacto con el porno en internet ha bajado hasta entre los 8 y los 10 años. La curiosidad de los pequeños, tener internet al alcance y la desatención de muchos padres son parte del problema. "Si buscas 'culo' o 'teta' en Google lo primero que aparecen son portales de pornografía en los que se puede entrar sin ningun tipo de filtro, sin que te pregunten la edad", alerta el sociólogo Ballester, quien ha comenzado a detectar fenómenos inquietantes, como que haya jóvenes que para obtener dinero fácil suben vídeos porno propios a internet. "Pueden obtener entre 60 y 100 euros por un vídeo", asegura.

Pese a que el fenómeno sigue creciendo, hay esperanza. La solución pasa, según Ballester, por investigarlo más, sobre todo para ver cómo afecta a la conducta y cambia las relaciones. Y también hay que promover vídeos sobre la relación afectivo-sexual, como se hace en Dinamarca. "En la red solo hay unos 20 vídeos útiles para educar sobre este tema", dice. El profesor de la UIB también pide "implicar a los padres para que vuelvan a clase y aprendan a abordar la pornografía con sus hijos".

La alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlón, impulsora de las jornadas de 'El porno feroz', afirma que estas "permiten analizar la dimensión de la tragedia". Para ella, "el modelo de masculinidad que promueve la pornografia deteriora las relaciones afectivas". De momento, su municipio ya envía expertos a hablar de deseo y afectividad en los institutos. Y prepara la inminente inauguración del edificio de la antigua farmacéutica Ciba donde tendrá su base el Observatorio de Género para tratar este y otros temas.