+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

ESPECIE EN PELIGRO

El leopardo de las nieves, amenazado por ganaderos y furtivos

Cada años se cazan entre 221 y 450 ejemplares, según un estudio internacional

 

Un leopardo de las nieves en una reserva en cautividad en el Reino Unido. - REUTERS / RUSSELL CHEYNE

ANTONIO MADRIDEJOS
21/10/2016

El leopardo de las nieves, una de los felinos más escasos del mundo, con una población estimada de entre 4.000 y 7.000 ejemplares repartidos por 12 países asiáticos, es presa de una persecución humana implacable que se traduce en unas 221-450 muertes anuales, según pone de manifiesto un informe publicado por la asociación Traffic, consagrada al análisis del comercio ilegal de especies en peligro de extinción.

Sin embargo, a diferencia de lo que se suele afirmar, los furtivos profesionales no son los principales responsables de la caza, pues se le atribuyen solo el 21% de las bajas, sino los pastores y ganaderos, con un 55%, en la mayor parte de los casos como venganza por ataques de los leopardos a sus rebaños. Además, un 18% de los felinos fallecieron por trampas destinadas a ciervos y otros animales, y cifras inferiores se atribuyeron a capturas vivas para zoos (ilegales) y caza ‘recreativa’.

El leopardo de las nieves ('Panthera uncia') es una especie característica de la alta montaña de Asia central que vive en alturas comprendidas entre los 2.000 y los 4.000 metros. Debido al color de su piel y al hecho de ocupar espacios cubiertos por la nieve durante buena parte del año, es muy difícil de observar.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) incluye el leopardo de las nieves en su Lista Roja como especie amenazada. Por países, las mayores poblaciones se encuentran en China y Mongolia, y en menor medida Nepal y Kirguistán.

PRECIOS DE UNA PIEL


"Más de la mitad de las matanzas no son para el comercio ilegal. Así que, mientras se mantengan los problemas que afectan a las comunidades locales, las muertes continuarán", advierte en el informeRishi Sharma, especialista en leopardo de las nieves de WWF y coautor del informe de Traffic. El comercio internacional de leopardos de las nieves y sus derivados fue prohibido en 1975. Una piel de leopardo puede alcanzar un valor de 13.000 euros en el mercado negro.

"El análisis ofrece otra forma de abordar el problema", prosigue Sharma. Las posibilidades serán discutidas este viernes en Nueva York en una cumbre sobre conservación convocada por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. El informe propone dos medidas clave. En primer lugar, los gobiernos de los 12 países donde viven los leopardos de las nieves deben aumentar los fondos disponibles para compensar a los ganaderos por los ataques de los felinos. En segundo lugar, los pastores deben contar con herramientas suplementarias para proteger sus rebaños de los ataques, que se producen generalmente por la noche.

Las chozas y corrales donde se refugia el ganado “están hechas de barro, con trozos de madera, por lo que los leopardos de las nieves lo tienen fácil para entrar”, dice Sharma. Cuando lo hacen, se produce un estruendo tal que los felinos tienden a matar muchos más animales de los que realmente necesitan". El fortalecimiento de los corrales, por tanto, supondría una defensa importante contra la depredación y prevendría una pérdida significativa del ganado habitual en el territorio afectado, formado por yaks, vacas, burros, caballos, ovejas y cabras.

Como dato esperanzador, destaca Traffic, el comercio ilegal de las pieles parece estar disminuyendo en China, país donde moran el 60% de los leopardos de las nieves y que es además el principal mercado para los furtivos.