Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SEUDÓNIMO DE UN MATRIMONIO SUECO

Más sexo y violencia en el regreso de Lars Kepler

El terrorismo internacional y los refugiados subyacen en la trama de 'El cazador', sexta entrega de la serie negra de Joona Linna

ANNA ABELLA
02/04/2018

 

Una canción infantil (“inventada”) con una letra que viene a decir que diez conejos blancos caen cuando una cuerda se rompe y que, en vez de ir al paraíso, van al infierno no parece precisamente tranquilizadora. Es más, se convierte en siniestra cuando es lo último que oyen las víctimas del asesino al que se enfrentan el inspector Joona Linna y la agente Saga Bauer en ‘El cazador’ (Roja&Negra), la sexta entrega de la adrenalínica serie negra que el matrimonio sueco formado por Alexandra Coelho y Alexander Ahndoril firma con el seudónimo Lars Kepler. Un nuevo título generoso en “la violencia y el sexo explícitos” que se han convertido en marca de la casa. 

“Uno no escribe novela negra porque le guste la violencia sino para superar las pesadillas, miedos y angustias propias -puntualiza el escritor-. La ficción te permite pasar del caos al orden. En la vida real las cosas muchas veces no tienen solución”. Sin embargo, sus tramas se alinean con la tradición nórdica de usar el género para “tratar temas sociales”. En el contexto de ‘El cazador’, admiten, “el aquí y ahora es la situación de los refugiados, que ha dividido al país, la situación en Siria y la lucha contra el terrorismo internacional”. 

EL TRAUMA POR OLOF PALME

De ahí que en esta novela sea asesinado un alto cargo del Gobierno sueco. ¿Paralelismos con los magnicidios del primer ministro Olof Palme en 1986 o, en el 2003, de la ministra Ana Lindh? “Como sociedad aún sufrimos el trauma por esos asesinatos. En el caso de ella atraparon a los culpables pero en el de Palme, no. Las dos muertes golpearon a toda la población. Y nosotros, como escritores, usamos las angustias y las pesadillas para escribir”. Tanto que, confiesan, tras la primera novela, ‘El hipnotista’, en la que usaron su casa como escenario, tuvieron que mudarse porque de noche “sentían una presencia y no podían dormir”.   

“Que un individuo mate no se considera un fracaso de un individuo sino de la sociedad”, señalan antes de mostrar su inquietud por que “en temas de terrorismo los servicios secretos y la policía cada vez tienen más poder” y ante dramas como el de “los refugiados, los populismos intentan solo ganar votos”.  

Los anteriores títulos de la serie -11 millones de ejemplares vendidos en 40 lenguas-, los recuperará Debolsillo a lo largo del año. Los dos primeros, ‘El hipnotista’ y ‘El contrato’, están ya en librerías. Recién llegados de gira por Estados Unidos, 'los Kepler' avanzan que se están ultimando también una serie de TV y una franquicia de cine con los productores de ‘El renacido’, ‘Spotlight’ y ‘True Detective’.  

PROTAGONISTA EN LA CÁRCEL

Junto a un coprotagonista ‘invitado’, un famoso chef televisivo –“una persona molesta y complicada”-, la gélida Saga Bauer vuelve a formar tándem investigador con Joona Linna, que lleva dos años cumpliendo condena en una prisión de máxima seguridad inspirada en una real que los autores visitaron para documentarse. “Piensa que su carrera ha acabado, pero recibe una visita que le pide ayuda para detener a un terrorista a cambio de la excarcelación”.

Sobre los motivos del asesino, para no caer en ‘spoilers’, solo apuntan a “la venganza”. Por los mismos motivos no revelan la tragedia real que inspiró la novela, surgida, como la mayoría de sus ideas, de los periódicos. Luego comparten, además de “miedos, intereses, lecturas” y tres hijas, “todo el proceso de escritura, hasta la última frase, uno frente a otro con un ordenador cada uno”. “Y nos enviamos ‘emails’ con las escenas para ir corrigiéndolas". "Lars Kepler -asumen- se ha apoderado de nosotros y ya tiene su propia voz”.

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.