Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

BARALLA JUDICIAL EN EL REINO UNIDO

Muere Alfie Evans, el bebé terminal desconectado sin permiso de sus padres

El pequeño, de 23 meses, tenía una enfermedad cerebral degenerativa sin cura. La familia del niño desafió durante los últimos meses a la justicia británica

BEGOÑA ARCE
28/04/2018

 

El niño británico Alfie Evans, de 23 meses de edad, que padecía una enfermedad degenerativa y cuyos padres plantearon una batalla judicial en su país para trasladarlo a Italia y que fuera tratado allí, ha muerto este sábado, según ha explicado su padre, Tom Evans. En un mensaje en la red social Facebook, anunció la muerte del niño con un mensaje: "Mi gladiador ganó su escudo y sus alas a las 02.30 [las 0.30 horas en España] ... absolutamente desconsolados". Los médicos le desconectaron de las máquinas que le mantenían en vida el pasado lunes por la noche sin permiso de los padres.

Alfie tenía a los 23 meses el aspecto de un bebé saludable. La realidad desgraciadamente era muy diferente. El niño se hallaba en coma profundo y sufría una enfermedad degenerativa neurológica que destruía su cerebro. En estado vegetativo, a los seis meses comenzó a sufrir convulsiones y desde diciembre del 2016 permanecía internado en el hospital Alder Hay en Liverpool. Los scanner mostraron “una degradación catastrófica de su tejido cerebral”. Los médicos nada podían hacer por él y alegaron que era inhumano mantenerle vivo artificialmente. Cuando recomendaron que, para el bien del niño, lo mejor era desconectar las máquinas que le permitían seguir respirando, los padres se opusieron. Ahí comenzó una batalla judicial y una disputa ética que ha alcanzado resonancia mundial.

Tom Evans y Kate James, los padres veinteañeros de Alfie, retaron una y otra vez en los tribunales a los médicos. La sucesión de pleitos y las  declaraciones en los medios cada vez más virulentas, provocó una peligrosa hostilidad contra el personal del hospital, que se vio perseguido, acosado y en, algunos casos, amenazado de muerte. Los padres, perdieron juicio tras juicio y recurrieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que no aceptó la reclamación. Llegaron, incluso, a acusar a los doctores de mantener al bebé “prisionero”.

TRASLADO FRUSTRADO A ITALIA

El último intento fue llevarse al niño a Italia. El hospital Bambino Gesu  en Roma, que depende del Vaticano, habría sugerido una serie de operaciones podrían ayudar a Alfie a respirar y mantenerle vivo por “un periodo indefinido”. Las gestiones desde la Santa Sede lograron que las autoridades italianas concedieses al pequeño un pasaporte por motivos humanitarios. El miércoles el papa recibió al padre de Alfie al que dejó claro su deseo de que se mantuviera la vida del que pequeño. Un día antes, sin embargo, el Tribunal Superior de Manchester había denegado la petición de traslado a Italia, por considerar que imponer más tratamiento médico al bebé sería no sólo “inútil”, sino “cruel e inhumano”. A pesar de la nueva nacionalidad italiana, el niño sigue siendo ciudadano británico y está sujeto a las leyes del Reino Unido.

El de Alfie y otros casos similares, plantean el dilema de si son los padres o son los médicos quienes deben determinar qué hacer en el “mejor interés del niño”. El mismo conflicto se planteó con Charlie Gard, el bebé de 11 meses que murió el año pasado después de una batalla legal muy parecida, sobre cuál debía ser su tratamiento. La ‘Ley del niño’ de 1989 establece que el Estado debe intervenir cuando el menor pueda sufrir daño, lo que limita los derechos de los padres a decidir sobre sus hijos. El caso de disputa los jueces tienen la última palabra.

GRUPOS PRO-VIDA

Uno de los aspectos más lamentables de esta tragedia es la explotación de algunos grupos con interés concretos. El pasado 11 de abril el letrado de un oscuro grupo de cristianos evangelistas, Christian Legal Centre, sustituyó al abogado de los padres de Alfie. Uno de sus activistas, el estudiante de derecho, Pavel Stroilov, llegó incluso a sugerir que podían denunciar a los médicos por asesinato.

A los llamado grupos pro-vida se han sumado en internet movimientos de extrema derecha de Estados Unidos. En Liverpool los manifestantes han intimidado día tras día a la puerta del hospital a visitantes y pacientes. El juez les ha acusado de “fanáticos” “mentirosos” y “manipuladores de emociones”. Los padres de Alfie negocian ahora con los médicos el poder llevarse a su hijo a casa para que muera en paz.  

Las noticias más...
Deshacer Previsualizar antes de guardar Guardar CMS desarrollado por: CMS desarrollado por DiCom Medios, S.L.