+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

SUCESOS

Una mujer fallece en una explosión de gas en Segovia

 

EFE
28/08/2016

Una mujer de 82 años ha fallecido hoy y un hombre de 53 se encuentra ingresado en estado grave en la unidad de quemados del Hospital Río Hortega de Valladolid como consecuencia de una explosión de gas ocurrida esta madrugada en el primer piso de una vivienda de Segovia de la que se ha desalojado a 65 personas.

El Ayuntamiento de Segovia lucirá banderas a media asta y ha decretado tres días de luto oficial por la víctima y los afectados de la explosión que se ha producido poco antes de las 5:30 horas de la madrugada en el número 5 de la calle Coca de Segovia que ha obligado al desalojo de todo el edificio y de algunos bloques colindantes.

Además, la explosión de una bombona de gas ha dejado un total de ocho heridos leves afectados fundamentalmente por inhalación de humo y ansiedad.

De ellos, cuatro son hombres de 40, 82 y dos de 30 años, dos mujeres de 76 y 85 años, que han sido trasladados al Hospital General de Segovia, y otras dos personas que han acudido por sus medios al centro de salud, donde han sido atendidas y dadas de alta.

A lo largo de la mañana los desalojados, que han sido reubicados en un primer momento en el polideportivo Pedro Delgado, han podido ir regresando poco a poco a sus viviendas y ya solo faltan los 28 vecinos del edificio donde se ha originado la explosión y el posterior incendio.

De ellos, 20 han necesitado ser realojadas y el resto lo han hecho con familiares o amigos.

A dos de las familias se les ha trasladado a una vivienda municipal y a otra de Cáritas, mientras que al resto el Ayuntamiento les ha facilitado alojamiento en un hostal en régimen de pensión completa, además, Servicios Sociales les proporcionará una atención integral.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, se ha desplazado hasta el lugar de los hechos y hasta el polideportivo, donde ha visitado a los desalojados y ha asegurado que "el edificio está inservible y que no podrán regresar a sus casas".

Por su parte, el oficial jefe de Bomberos de Segovia, Jose Luis del Pozo, ha explicado a las puertas del bloque afectado que los daños estructurales son importantes, aunque la decisión de rehabilitarlo o demolerlo es del propietario, ya que se trata de un edificio de viviendas de alquiler.

Del Pozo ha explicado que todo parece indicar que el incendio se ha originado después de que se produjese la explosión de una bombona de gas.

Por otra parte, dos bomberos y un policía que han trabajado en la evacuación de tres de inquilinos que se habían quedado atrapados también han tenido que ser atendidos por los sanitarios ya que han sufrido un golpe de calor por las altas temperaturas del edificio en llamas.

Hasta el lugar se desplazaron los bomberos de Segovia, la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía, la central de las empresas suministradoras de gas, que envían personal al lugar, y Emergencias Sanitarias- Sacyl, que envió dos UME (Unidad Medicalizada de Emergencias), dos ambulancias de soporte vital básico, dos ambulancias convencionales, el personal del Suap (Servicio de Urgencias de Atención Primaria) y dos UVI móviles de traslados secundarios y un helicóptero medicalizado.

Se ha activado el GIPDE -Grupo de Intervención Psicológica de Desastres y Emergencias- de la Agencia de Protección Civil para atender a los afectados y familiares en el lugar del suceso.

Una de las vecinas afectadas, que residía en la tercera planta del bloque de dieciocho viviendas, ha asegurado en declaraciones a la Agencia EFE que no sabe cómo ha logrado salir del edificio ya que "todo eran llamas y humo y las puertas y ventanas se encontraban bloqueadas".

Dos grandes estruendos acompañados de bruscos movimientos del mobiliario han sacado a esta inquilina, de avanzada edad, de la cama poco antes de las 5:30 de la mañana para vivir lo que ahora califica de "pesadilla".

Además, ha reconocido que aunque fue un alivio comprobar que no se trataba de una bomba como había imaginado en un primer momento, le invade un sentimiento de "tristeza y angustia" ya que era su hogar desde hace 50 años.