+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

NOTICIA PATROCINADA

Oportunidades del IOT en el ámbito rural

 

Oportunidades del IOT en el ámbito rural -

03/02/2020

Cuando hablamos del ámbito rural, tendemos a disociarlo de los avances tecnológicos y el proceso de conectividad que tan presente está en los entornos urbanos. Sin embargo, lo cierto es que la tecnología, y en concreto la irrupción del Internet de las Cosas ofrece una serie de posibilidades muy atractivas para aumentar la competitividad y la eficiencia de los entornos rurales, favoreciendo así su desarrollo.

La despoblación y el paulatino envejecimiento de estas zonas han puesto de manifiesto la necesidad de buscar nuevas alternativas que impulsen las actividades en el campo y hagan estos entornos más atractivos. Algunas de estas medidas han pasado por la utilización de IoT, que se manifiesta en la instalación de dispositivos con sensores inteligentes interconectados a través de comunicaciones inalámbricas, dando lugar a una serie de herramientas inteligentes que permiten monitorizar diferentes procesos, adaptando su comportamiento a los datos recogidos y al contexto. Estos sistemas, además de comunicarse entre sí formando una red de información amplia y compleja de mucha utilidad, están conectados a la nube, permitiendo a los usuarios un control a tiempo real de las operaciones y una capacidad de actuación prácticamente inmediata.

Esta tendencia abre una nueva perspectiva y todo un abanico de oportunidades tanto para los fabricantes de este tipo de productos y servicios, como para agricultores, ganaderos, agentes forestales y demás equipos dedicados a la conservación, además de para las autoridades locales del ámbito rural.

La fusión de estas tecnologías está filtrándose, ya a día de hoy, en diferentes puntos de estos entornos; desde la gestión de residuos, el alumbrado público y la administración del turismo en determinados pueblos, hasta su introducción en maquinaria y vehículos agrícolas, o la automatización de multitud de procesos.

De hecho, el mundo de la agricultura es uno de los sectores con mayor potencial para beneficiarse de estas nuevas tecnologías. Si un agricultor quiere saber cuándo es el momento perfecto para cosechar, la utilización de sensores específicos puede aportarle información precisa del momento exacto en el que hacerlo. Si quiere tener mediciones precisas de la temperatura o la humedad del suelo para mejorar sus productos y hacer más eficientes sus procesos, podrá valerse de aplicaciones y dirigir tractores automatizados que recojan los datos por él a través de los campos. Si quiere vigilar sus cultivos para mejorar el rendimiento y la calidad que ofrece ahorrando tiempo, la aplicación correspondiente y su Smartphone le permitirán tener su centro de control al alcance de su mano esté donde esté. En la ganadería ocurre algo parecido: los ganaderos se podrían beneficiar de ventajas similares en el cuidado de sus rebaños. El uso de los sensores y las herramientas que proporciona la llegada del IOT les podría aportar un control, una monitorización y una gestión de sus animales mucho más efectiva, cómoda y eficiente.

Pero no solo eso, es que el uso de estas tecnologías podría desembocar, además, en una agricultura y una ganadería mucho más respetuosa con el medio ambiente. La utilización de sus componentes (vehículos, sensores, cámaras o drones) han demostrado ya su eficacia tanto en tareas de conservación como en la gestión recursos. Desde el control de la calidad del aire, hasta la administración del agua, pasando por el rastreo y seguimiento de animales en peligro de extinción: las posibilidades son casi infinitas.

Todo este desarrollo también desemboca en nuevos desafíos, que a su vez también abren nuevas oportunidades de empleo y generación de riqueza. Toda esta sensorización conlleva problemas de seguridad e incluso problemas de competencia desleal, lo que requerirá por parte de los propietarios de estos despliegues – o de las empresas especializadas – de la inversión en sistemas de seguridad, como cortafuegos, redes VPN, sistemas de detección de intrusiones,….

Si buscamos tener una agricultura más eficiente y sostenible, conservar los recursos actuales y la biodiversidad de nuestro entorno, gestionar más eficazmente los municipios rurales, y, en definitiva, mejorar la calidad de vida en el campo, el Internet de las Cosas es una herramienta a tener muy en cuenta en la actualidad y, sin duda, lo seguirá siendo en el futuro.