+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

Polémica obra

Prisión para dos titiriteros que mostraron un cartel de 'Gora ETA' en el Carnaval de Madrid

La polémica representación infantil de la compañía Títeres desde Abajo también simulaba un botellón y el apuñalamiento de una embarazada. El ayuntamiento de Madrid presenta una denuncia contra los interpretes y cesa al director artístico de la programación festiva

 

Prisión para dos titiriteros que mostraron un cartel de 'Gora ETA' en el Carnaval de Madrid -

06/02/2016

El magistrado del juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha ordenado este sábado prisión incondicional para los dos titiriteros detenidos en el Carnaval de Madrid por "la comisión de un delito deenaltecimiento del terrorismo y de un delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución", según recoge el auto.

En el documento, el magistrado recoge que los dos detenidos durante la interpretación de la obra 'La bruja y don Cristóbal", dentro de los festejos organizados por el ayuntamiento de Madrid con motivo del Carnaval, "escenificaron numerosas acciones violentas", como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez y el apuñalamiento de un policía, y la violación de una monja.

El juez, que asume la petición de prisión efectuada por la fiscalía, también indica que mostraron una pancarta con la leyenda 'Gora Alka-ETA'. En el auto apunta que los acusados han explicado que se trataba de un juego de palabras referido a Al-Qaeda, por lo que el magistrado entiende que el enaltecimiento no iba sólo dirigido a la banda terrorista ETA sino también a Al-Qaeda.

Durante la representación de la obra infantil de títeres, los padres, algunos de ellos escandalizados, avisaron a la Policía Municipal, que arrestó a los interpretes y les trasladó a la brigada provincial de información, en Moratalaz, donde han pasado la noche y se les ha tomado declaración hasta esta mañana, cuando se les ha trasladado a la Audiencia Nacional.

 

DEPURACIÓN DE RESPONSABILIDADES

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado una denuncia contra los titiriteros, Raúl G.P., de 34 años y con antecedentes por robo con fuerza en 2002, y Alfonso L.F., de 29 años, en los juzgados de Plaza de Castilla al entender que la compañía ha realizado "acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmenteirrespetuosos con los valores de convivencia, respeto y diversidad propuestos" por el Consistorio. Además, ha explicado que la dirección de programas y actividades culturales designó a un director artístico para la programación del Carnaval y que la obra de la compañíasTíteres desde Abajo no había sido visionada con antelación.

Pese a ello, la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, ha ordenado "con carácter inmediato" el cese de la relación contractual con el director artístico que realizó la programación. Mayer ha defendido su propia actuación, que ha sido puesta en cuestión por el PP y Ciudadanos, asegurando que su responsabilidad es "tomar las decisiones que se han tomado de manera contundente y rápida: la paralización de la obra, la demanda en los juzgados y el cese de los programadores".

La obra contaba con el subtítulo 'A cada cerdo le llega su San Martín' y se estrenó por primera vez el pasado 29 de enero en la Biblioteca Social Libre Albedrío de Granada.

El magistrado del juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, ha ordenado este sábado prisión incondicional para los dos titiriteros detenidos en el Carnaval de Madrid por "la comisión de un delito deenaltecimiento del terrorismo y de un delito cometido con ocasión del ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizadas por la Constitución", según recoge el auto.

En el documento, el magistrado recoge que los dos detenidos durante la interpretación de la obra 'La bruja y don Cristóbal", dentro de los festejos organizados por el ayuntamiento de Madrid con motivo del Carnaval, "escenificaron numerosas acciones violentas", como el ahorcamiento de un guiñol vestido de juez y el apuñalamiento de un policía, y la violación de una monja.

El juez, que asume la petición de prisión efectuada por la fiscalía, también indica que mostraron una pancarta con la leyenda 'Gora Alka-ETA'. En el auto apunta que los acusados han explicado que se trataba de un juego de palabras referido a Al-Qaeda, por lo que el magistrado entiende que el enaltecimiento no iba sólo dirigido a la banda terrorista ETA sino también a Al-Qaeda.

Durante la representación de la obra infantil de títeres, los padres, algunos de ellos escandalizados, avisaron a la Policía Municipal, que arrestó a los interpretes y les trasladó a la brigada provincial de información, en Moratalaz, donde han pasado la noche y se les ha tomado declaración hasta esta mañana, cuando se les ha trasladado a la Audiencia Nacional.

 

DEPURACIÓN DE RESPONSABILIDADES

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado una denuncia contra los titiriteros, Raúl G.P., de 34 años y con antecedentes por robo con fuerza en 2002, y Alfonso L.F., de 29 años, en los juzgados de Plaza de Castilla al entender que la compañía ha realizado "acciones ofensivas, completamente fuera de lugar en cualquier contexto y totalmenteirrespetuosos con los valores de convivencia, respeto y diversidad propuestos" por el Consistorio. Además, ha explicado que la dirección de programas y actividades culturales designó a un director artístico para la programación del Carnaval y que la obra de la compañíasTíteres desde Abajo no había sido visionada con antelación.

Pese a ello, la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, ha ordenado "con carácter inmediato" el cese de la relación contractual con el director artístico que realizó la programación. Mayer ha defendido su propia actuación, que ha sido puesta en cuestión por el PP y Ciudadanos, asegurando que su responsabilidad es "tomar las decisiones que se han tomado de manera contundente y rápida: la paralización de la obra, la demanda en los juzgados y el cese de los programadores".

La obra contaba con el subtítulo 'A cada cerdo le llega su San Martín' y se estrenó por primera vez el pasado 29 de enero en la Biblioteca Social Libre Albedrío de Granada.