+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

COVID-19

Seis muertos, motines y fugas en las cárceles de Italia por el coronavirus

En el hospital policlínico de Módena están ingresados cuatro presos heridos en estado grave y con pronóstico reservado

 

La policía italiana vigila un hospital en Padua. - EPA / ANSA

EUROPA PRESS / ROSSEND DOMÈNECH
09/03/2020

Un total de seis personas han muerto en el marco de los motines carcelarios por el decreto que impone más restricciones en los centros penitenciarios por el brote del nuevo coronavirus. Los presos además están empezando a pedir una amnistía.

En una de las cárceles, la de Foggia (sur), aún no se podido realizar un censo para comprobar el número de fugados. También ha habido incidentes en la cárcel de San Vittore (Milán), Vallette (Turín), y la cárcel de La Spezia.

"Tres presos han muerto en Módena, otro ha fallecido en Alessandria, uno más en Verona y el último en una pequeña prisión cuyo nombre no puedo revelar", ha explicado el portavoz nacional del Sindicato de Policía Penitenciaria, Aldo di Giacomo, en declaraciones a la agencia de noticias italiana AdnKronos.

"Las muertes parece que serían como consecuencia del uso de drogas psicotrópicas", ha apuntado Di Giacomo, ya que los dispensarios fueron asaltados durante los disturbios. "Buscaban metadona y los cuerpos no parecen tener signos de violencia", ha explicado.

Asimismo, Di Giacomo ha advertido de "enormes daños" en las prisiones por "al menos doce millones de euros" y ha pedido dureza en los castigos a quienes participen en motines o revueltas. Además ha apelado "al buen juicio" de los demás presos para no seguir a los "alborotadores" y "no empeorar así una situación ya muy crítica".

Motín y fuga

Tras horas de motín en la cárcel de Foggia, a última hora de la tarde las autoridades han llegado a un principio de acuerdo con los presos, que han accedido a regresar a la prisión para la realización de un censo a cambio de permitir que puedan desplazarse de forma relativamente libre por la prisión, sin tener que volver a sus celdas.

Los medios de comunicación italianos han difundido vídeos de la fuga y se desprende que podría haber hasta un centenar de huidos. Hasta 32 han sido ya localizados y detenidos, pero otros 40 continúan libres y algunos habrían huido en coches robados.

Según 'La Repubblica', la cárcel de Módena ha registrado importantes daños por las protestas de los presos por la imposición de más restricciones por el brote del nuevo coronavirus, por lo que las autoridades han comenzado a trasladar a gran parte de los detenidos a otros centros penitenciarios. El objetivo de las autoridades es desalojar por completo el edificio principal de la cárcel de Módena.

En el hospital policlínico de Módena están ingresados cuatro presos heridos en estado grave y con pronóstico reservado. Hasta el momento, este centro a 18 presos en varios puestos médicos avanzados, la mayor parte por intoxicaciones.

"La cárcel está completamente inhabilitada. Se va al cierre", ha explicado el secretario general de Policía penitenciara (Sappe), Francesco Campobasso. "En 25 años no he visto una situación de este tipo. Por citar las palabras de un colega: ni un huracán habría provocado algo tan devastador. Es una situación muy triste de ver. Sobre las causas precisas no puedo explicarme o lanzar hipótesis pero desde hace años el sistema carcelario tiene políticas erróneas como la vigilancia dinámica", ha señalado.

En la cárcel de San Vittore de Milán se ha podido ver una columna de humo tras un motín en el que los internos lograron hacerse con algunas de las llaves de la prisión y se encaramaron al tejado del penal.

Encabezaron el motín los presos internos en el ala reservada a personas con adicciones, que protestaban por la suspensión de las visitas familiares. Dos de los internos fueron atendidos posteriormente por un exceso en dosis de metadona.

En la cárcel de Vallette, en Turín, la protesta ha sido inicialmente pacífica, pero posteriormente los internos colocaron camas frente a las entradas y comenzaron a golpear los barrotes. Tras una mediación la situación volvió a la normalidad.

En La Spezia cinco reclusos se encaramaron a mediodía al techo de la prisión de Villa Andreini y los guardas respondieron con material antidisturbios y el despliegue de un cable antievasión en el perímetro de la cárcel. Tras más de una hora de negociación los presos accedieron a volver a la normalidad.

También se han producido protestas en la prisión de Liguria, en la de Marassi, en Génova, y en la de San Remo, al igual que en la prisión de mujeres de Pontedecimo, en Génova, donde se colgó una pancarta en el exterior pidiendo amnistía.