+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

EN SALAS ESTE MES DE OCTUBRE

Sonita, una rapera afgana en venta

Un documental narra la historia de una adolescente que se valió del hip-hop para escapar de un matrimonio forzoso y de su país

 

Sonita, la joven rapera afgana, en el documental que denuncia los matrimonios infantiles en su país. - EL PERIÓDICO

NANDO SALVÀ
17/10/2016

"Susurro mi historia flojito para que nadie oiga que estoy hablando de la venta de niñas. Dicen que si alzamos la voz contravenimos la 'sharia'. En esta ciudad, las mujeres deben callar, pero yo hablo a gritos de un silencio de por vida. Grito desde un cuerpo traumatizado en rebeldía, grito desde un cuerpo exhausto en su jaula, roto por el precio que el ponen al llegar a la juventud. Aún soy una niña de solo 15 años, pero tengo a hombres adultos como pretendientes. Estoy confundida por la tradición de mi pueblo. Venden a chicas por dinero. La mujer no tiene elección. Seré la esposa del mejor postor. Como otras chicas, estoy enjaulada. Como un cordero criado para alimentar a otros". Son los versos centrales de 'Novia en venta', una canción escrita por una adolescente afgana llamada Sonita Alizaheh. 

Su historia es verídica y muy común en su país. Sonita tenía que ser vendida en matrimonio para que, a su vez, y con ese mismo dinero, algo menos de 8.200 euros, su hermano pudiese comprar a su futura esposa. Sonita escribió ese rap para denunciar su situación y escapar de ella. Cuando se la recitaba a sus compañeras de escuela, decían: "Es exactamente lo que me gustaría decirle a mi padre". Pero cuando se la cantaba a su madre, la reacción era la contraria: "Se reirán de ti". 

La directora, Roksareh Ghaemmagahmi, que inicialmente solo pretendía filmar la historia de una adolescente obligada a convertirse en esposa de algún hombre que pagara por ella, tal y como manda la tradición afgana, se vio atrapada en la trama y obligada a tomar partido. Ella sería la realizadora del videoclip de 'Novia en venta',en el que aparece vestida de novia y con un código de barras pintado en la frente. En dos semanas lo vieron más de ocho mil personas en un país done el acceso a internet no es nada sencillo. A fecha de hoy ya ha superado las 600.000 visitas en todo el mundo. 

'HIJA' DE RIHANNA

El documental presenta a Sonita en su habitación jugando a enganchar su cara en fotos de Rihanna en la que está actuando ante miles de personas. Cuando en la escuela le piden que rellene un pasaporte imaginario con los nombres de los padres que desearía tener, ella escribe: hija de Michael Jackson y Rihanna. Es una adolescente cegada por la idea del éxito y la riqueza, tan permeable a la cultura de la fama y el consumo como una adolescente de cualquier otro rincón del planeta. Sonita sueña con comprarse un coche deportivo y regalar a su madre un tratamiento láser que rejuvenezca su piel. Pero ante todo, sueña con escapar de un futuro de sumisión en el que ya no será dueña de su destino. 

Hoy Sonita tiene 18 años y es una reconocida activista. Ha sido invitada a participar en prestigiosos simposios como el neoyorquino Women of the World, donde cada año se da voz a mujeres de todo el planeta que impulsan cambios sociales relevantes. "Ser una buena mujer en Afganistán significa ser como un perro. Todos pueden jugar contigo y tú tienes que permanecer quieta", explicó en una conferencia que ya han visto más de cien mil personas. Mientras tanto, cada año se siguen consumando 15 millones de matrimonios infantiles.  

"La niña a la que se le ha negado la escuela se va / La afgana que levantaba sospechas se va", rapea Sonita en otra canción. Sonita es el nombre de un ave migratoria, una golondrina. Su historia se proyecta este octubre dentro del ciclo 'El Documental del Mes' en decenas de ateneos, centros cívicos, teatros y cines de Barcelona y toda Cataluña: de Tortosa a Terrassa, pasando por Viladecans, Manlleu y Platja d’Aro. También, en pantallas de Sevilla, Palma de Mallorca, Madrid, Castelló de la Plana, València, Zaragoza y Canarias.