+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

UNA TELE CADA VEZ MÁS CINE

'Versailles', un palacio en el plató

Visita al rodaje de la controvertida serie histórico-erótica, cuya primera temporada se publica en DVD

 

Una imagen de la primera temporada de 'Versailles'. -

JUAN MANUEL FREIRE
30/08/2016

Luis XIV fue rey desde los cuatro años, pero no asumió el gobierno hasta los 23, tras la muerte del cardenal Mazarino, quien había auxiliado a Ana de Austria en la regencia. La serie 'Versailles'arranca unos años después de aquello, cuando Ana muere y Luis decide asentar su reino en Versalles, donde construyó un palacio símbolo del absolutismo real. Los responsables de 'Versailles' no han escatimado recursos (los diez primeros capítulos costaron, en conjunto, 27 millones de euros) a la hora de reproducir los privilegios y el lujo de que gozaron el Rey Sol y el círculo de devotos de la corte, en contraste con la pobreza de gran parte de la sociedad francesa. Pisar los decorados de la serie es, casi, como viajar en el tiempo. O, como explica el actor Alexander Vlahos (Philippe, hermano de Luis, en la serie): "Miras hacia arriba y ves focos, cables..., un rodaje. Pero si solo miras hacia el frente, es como estar allí".

Viendo la serie, cuya primera temporada estrenó Canal+ el año pasado y se publica el miércoles en DVD, podría darse por hecho que lo que vemos es el Versalles real. Pero no es así casi nunca. Como explica el productor Claude Chelli durante nuestra visita al rodaje de la segunda temporada en los históricos estudios de Bry-sur-Marne, "los jardines de Versalles están abiertos al público todos los días. Y el palacio solo cierra el lunes; puedes usarlo pocas horas. Además, María Antonieta no dejó ni rastro de la decoración de Luis XIV: se cargó el mobiliario, las cortinas… Y lo llenó todo de flores"

La producción ha podido aprovechar algunos espacios, como el patio de mármol (donde han rodado muchas llegadas), la Galería de los Espejos, los jardines y el Gran Canal. Pero el trabajo se concentra endos grandes platós donde se han recreado las habitaciones de palacio con toda delicadeza de matiz, construyendo cada elemento desde cero. La luz es artificial y los jardines que se ven a través de las ventanas son también de mentira, pintados, pero a través del monitor no lo parece. La magia de una tele cada vez más cine.

INGLESES Y SEXO
La controversia ha acompañado a 'Versailles' desde antes incluso de su estreno. En Francia no sentó muy bien el anuncio, por parte de Canal+, de una serie sobre Luis XIV que sería rodada en inglés y protagonizada por un británico: George Blagden, visto en 'Vikingos'. "Yo entendía perfectamente la indignación", explica el encantador actor. "Es un poco como si la BBC decidiera rodar en francés, con actores franceses, una serie sobre Winston Churchill".

Una segunda controversia se centró en el sexo. 'Versailles' es un 'thriller' político y un drama fraternal, pero también el relato (al parecer fidedigno) de las correrías erótico-festivasde Luis XIV, quien adoró a María Teresa de Austria (una gran Elisa Lasowski) pero coleccionó amantes: de la mujer de su hermano (Henriette, encarnada por Noémie Schmidt) a la religiosa Louise de La Vallière (Sarah Winter), pasando por la ambiciosa Madame de Montespan.

La actriz inglesa Anna Brewster, que interpreta a esta última, recuerda cómo "en Francia no hubo ninguna controversia: en este país el sexo es parte de la vida". Pero en Gran Bretaña, diputados conservadores y organizaciones profamilia pusieron el grito en el cielo por lo que fue tildado de "porno vestido con pañuelos de cuello y medias". "Y cuando se emitió el segundo capítulo", dice el productor Chelli, "las quejas vinieron porque había poco sexo. ¡Nunca se puede contentar a todo el mundo!".

CONTINUACIÓN MISTERIOSA

Los nuevos capítulos llegarán en algún momento del 2017, aunque no hay fecha precisa para el estreno. Según Blagden, giran en torno "al encuentro de Luis con retos oscuros, así como con enemigos nuevos y pasados". Y añade: "¿He sido lo bastante vago sobre el argumento?". "Sí, creo que sí". "Bien". En realidad, podríamos contar al menos una de las nuevas escenas, pero el embargo nos obliga a ser también bastante vagos: sale Blagden, sale Brewster, y saltan chispas, pero no es en la cama.