+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario La Crónica de Badajoz:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 

TÚ Y YO SOMOS TRES

María Teresa&Arrocet, la jaula y el pájaro

 

La ruptura Campos/Arrocet, en el ’Deluxe’. -

FERRAN MONEGAL
05/01/2020

El pájaro voló, no quería estar más tiempo en esa jaula. Eso dijeron los cotillas oficiales del Deluxe (T-5) rebañando la separación de Bigote Arrocet y la señora Campos. Ah! En Mediaset llevan los últimos días del 2019, y los primeros del 2020, dándole a este rompimiento categoría de tema estelar. Sálvames, Vivas la vida, Deluxes... Resulta paradójico que la que fue gran estrella de la cadena, y que hace algo más de un año fue jubilada por considerarla amortizada, vuelva ahora a recibir la atención de este imperio. Una atención con su cariño habitual, o sea, a base de acariciar su separación a punta de pico y pala. Es lo que hay. La tumba de un amor televisivo se cava en los platós, y todo el elenco de colaboradores se afana poniendo su granito de arena en la zanja.

Esta ruptura, menos pacífica, tiene de todo. Es una batalla y con venta de exclusivas de por medio! Mientras Arrocet vivía con María Teresa, mantenía simultáneamente dos relaciones con dos señoras más: una rubia y elegante que vive en el centro de Madrid, Leganitos, plaza de Santo Domingo, y otra en Chile, doctora de profesión. No, no, tiene más, tiene más, tiene también una camarera en Vallecas y una dama en Barcelona. ¿Y las hijas? ¿Sabían algo? Sí, sí, las hijas eran conscientes de lo que pasaba. Callaban para no disgustar a su madre. ¿Y el dinero? Arrocet vivía de María Teresa, ¿verdad? Sí, hay salidas de dinero de bancos y operaciones inmobiliarias frustradas. Ella hasta le compraba los billetes de avión a Chile, ida y vuelta, y él, al llegar, cambiaba la vuelta, a su aire.

Y así mucho rato, muchas horas de programas, bien rellenados de publicidad. Ahh! Qué maquinaria más perfecta la de la televisión. Qué tremendo festín el que está celebrando ahora Tele 5 sobre la señora Campos. Pasen y coman. Comamos todos. Engordemos. Sin escrúpulos. Sin manías. Sin reparos.

Lo del pájaro atrapado en una jaula tiene su referente melódico en aquella ranchera que cantaba el mexicano Pedro Infante: En una jaula de oro / Pendiente del balcón / Se hallaba una calandria / Cantando su dolor. Hombre, hay que reconocer que como jaula la mansión no estaba mal. Era lujosa y amplia. ¿Es verdad que Arrocet decía que la Campos chocheaba?, se preguntaban el otro día en el plató del Deluxe. Ahh! Son delicados a rabiar.